En el año 1652 se propuso que la casa donde vivió el Padre Roelas fuese dedicada a Dios, comenzando las obras de la Iglesia del Juramento de San Rafael

Iglesia del Juramento de San Rafael

Córdoba se vio azotada por una feroz epidemia de peste en el año 1274. Era entonces Obispo Don Pascual, quien edificó un hospital y un cementerio para losFachada de la Iglesia del Juramento de San Rafael afectados, situado en la que es hoy Plaza del Triunfo, lugar donde se encuentra el monumental Triunfo de San Rafael de Verdiguier.

La primera aparición del Arcángel San Rafael fue ante Fray Simón de Sousa, entonces Comendador del entonces Convento de La Merced: “… Dirás al Obispo Don Pascual que está Dios muy satisfecho de su vigilancia y cuidado, que por sus oraciones y de otras personas y por la intercesión de su Santa Madre, se ha compadecido de este pueblo; que ponga mi imagen en lo alto de la torre de la Iglesia Catedral y exhorte a todos los feligreses a que me sean devotos y celebren mi fiesta todos los años…”.

Una segunda vez se apareció el Arcángel a Simón de Sousa, quien se lo dijo al obispo, y éste mandó colocar una efigie de San Rafael en lo más alto de la torre de la Iglesia de San Pedro. A un sacerdote, Andrés deEl frontón está coronado por los santos patronos "Acisclo" y "Victoria", y "San Rafael" Roelas, conocido popularmente como “El Padre Roelas”, se le apareció varias veces, la última en el año 1578, la famosa aparición del juramento: “Yo te juro por Jesús Cristo Crucificado, que soy Rafael, a quien tiene Dios puesto por guarda de esta ciudad”. Este juramento aparece en las cartelas de todas las imágenes del Arcángel de la ciudad.

De este modo nació el culto a San Rafael en nuestra ciudad. El Obispo y el Cabildo Catedral partieron a Roma con el fin de solicitar un día de rezo propio, siendo concedido el 7 de Mayo, día de la última aparición. Se realizaron multitud de festejos en la ciudadDetalle de una de las torres de la fachada para conmemorar la decisión tomada en Roma, hasta se dio lugar una corrida de toros celebrada en la Plaza de la Corredera.

En el año 1652, el Veinticuatro Don José Valdecañas propuso que la casa donde vivió el Padre Roelas fuese dedicada a Dios, solicitando, además, que el inmueble estuviese a nombre del propio consistorio. Fue entonces cuando se creó la Hermandad de San Rafael, quedando aprobados sus estatutos en 1655. Pasaron unos años hasta ver en pie la ermita en el año 1735.

Al poco tiempo de ser consagrada y bendecida la ermita, la hermandad advierte que el tamaño del templo es muy reducido y decide recaudar fondos para levantar en el mismo lugar una iglesia. Se reunieron un total de 61.148 reales, suficientes para que el arquitecto cordobés, Vicente López Cardera, erigiese el actual templo entre losNave central de la Iglesia años 1796 y 1806. Formado años atrás en la Real Academia de San Fernando, donde el gusto por lo neoclásico era nota predominante, nuestro arquitecto bebió de los trabajos de Ventura Rodríguez y sus discípulos.

La fachada presenta un esquema de tres cuerpos y hasta siete calles, donde se alternan vanos y muros, además de órdenes arquitectónicos. En el primer cuerpo destacan tres vanos adintelados, los laterales con frontón triangular, y sobre ellos se alza un decoroso friso de triglifos, clípeos y escudos, que sustituyen a las metopas. El segundo cuerpo presenta un esquema similar, solo que el vano central sí posee ahora frontón triangular y los laterales son ventanas y no accesos. El tercer cuerpo pasa a albergar sólo tres calles y está rematado por un gran frontón triangular,La imagen del Arcángel San Rafael preside el Altar Mayor de la Iglesia que a su vez, se encuentra coronado por tres esculturas, “San Acisclo” y “Santa Victoria” a los lados, y “San Rafael” presidiendo el conjunto. En los laterales, y separadas por pequeñas balaustradas se alzan dos torres de tres cuerpos. Los dos primeros son de planta cuadrada, estando las campanas en el segundo, abriéndose al exterior por mediación de arcos de medio punto. El tercer cuerpo presenta una base octogonal, sobre la que se que se levanta una cúpula rematada en pináculo.

El interior de la iglesia es muy original. De tres naves, la central es más ancha y alta que las laterales, presentando un coro alto y una galería con tribunas. La nave central presenta un círculo en el lugar donde habitualmente se encuentra el crucero, y en el que se colocan dos grandes arcos y un tambor, apoyo de la cúpula de cascos. Las naves laterales envuelven a la central en el círculo, en cuyo centro se halla el tabernáculo que aloja la figura del “Arcángel San Rafael”.

Texto: J.A.S.C.