SEMANA SANTA

La Sangre (Císter)

Hermandad Sacramental, Seráfica y Cisterciense de Capataces y Costaleros de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Conversión, Nuestro Padre Jesús de la Sangre en el Desprecio del Pueblo, Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Gozosos y Dolorosos y San Juan Evangelista.

Historia.
Fundada, en 1976, en el monasterio del Cister por alumnos del Colegio de la Salle. El Martes Santo de 1989 realiza su primera estación de penitencia. En 1996 se traslada al convento del Santo Ángel (Capuchinos), con el que le unen unos lazos muy estrechos desde su constitución, siendo su sede canónica oficial desde el 15 de Enero del 2002, por decreto de la Orden de HH. Menores Capuchinos de la Provincia Bética. En 1998 se incorpora la imagen del Señor al cortejo penitencial. En septiembre de 2005 realizan por primera vez una salida extraordinaria con la imagen fundadora, obra de Eslava, la Virgen de Los Ángeles en sus Misterios Gozosos.

Templo.
Iglesia Conventual de Santo Ángel (Padres Capuchinos). Construido en el siglo XVII, se eleva en la cordobesísima plaza de Capuchinos con una desnudez decorativa que contrasta con el sobrio barroquismo del interior. Destaca el altar mayor, con lienzos de estética sevillana de Acisclo Leal Gaete, siguiendo modelos iconográficos franciscanos. Las Imágenes de la hermandad presiden durante todo el año enormes altares colocados en ambos extremos de los brazos del pequeño crucero de la iglesia, decorados con pinturas alusivas a la pasión y a la Porciúncula.

Los Titulares.

Señor de la Sangre – [FOTO #1; #2]
El Señor de la Sangre es obra del carmonense Antonio Eslava Rubio, finalizada hacia el año 1978 siendo, además, su última obra, ya que fallecería al poco de terminarla.
El Señor es presentado de pie, encabezando el misterio, ante el pueblo. La escena narra el momento en que Pilatos, junto a Jesús y Barrabás, consulta al gentío sobre cuál de los dos debe ser liberado en Pascua. Un total de 7 son las figuras que componen el misterio, todas ellas, a excepción del Señor, obras del jerezano Francisco Pinto Barraquero. Tras Jesús, están dos romanos caracterizados con corazas y faldellín corto, uno de ellos sostiene la cuerda con la que es amarrado el propio Barrabás, que mira atentamente a Jesús. Detrás de ellos se halla Pilatos, señalando al Señor, en actitud de preguntar al pueblo. La escena es completada con un tercer romano y Claudia Prócula, esposa de Pilatos.
Pese a ser una imagen de vestir está tallada por completo. De pie, maniatado, se caracteriza por su gran expresividad. Gira levemente la cabeza a la derecha, a la vez que la agacha, en actitud sumisa ante la respuesta del gentío. La sangre resalta enormemente en su moreno rostro, resbalando de manera uniforme por su frente. Un rostro de rasgos muy marcados, caso de los enrojecidos pómulos o el entrecejo fruncido. Sus cabellos son ondulados y su barba poblada, que envuelve y enmarca sus labios entreabiertos.

Nuestra Señora Reina de los Ángeles – [FOTO #1; #2]
La Reina de los Ángeles es una imagen de candelero, realizada por Luis Álvarez Duarte hacia 1980, va acompañada por una imagen de San Juan Evangelista, también obra de Álvarez Duarte. De mirada baja e ensimismada, apenas frunce el ceño, ni tiene la boca entreabierta. Imagen de gran elegancia.

Hábito Nazareno.
Túnica y capa de tejido asargado de color blanco con botonadura morada, y cubrerrostro de terciopelo morado. Cíngulo morado con tres nudos simples, terminado en sendas borlas de idéntico color, cuyas caídas se sitúan hacia el lado derecho. Sobre la capa y a la altura del codo izquierdo se prende una representación del escudo de la Hermandad.

Insignias destacadas.

  • Cruz de Guía en madera con orfebrería de Villarreal.
  • Simpecado de terciopelo azul, con la Purísima de oro, plata y marfil, bordado por Piedad Muñoz y con marfiles de Kiernan, sobre diseño de Fray Ricardo de Córdoba.
  • Guión seráfico, con bordados de Antonio Villar y talla de Manuel Luque Bonillo (1996), bendecido en Asís. Guión concepcionista de plata con bordados en oro, obra de Antonio Villar.
  • Bocinas cinceladas por Villarreal, y paños bordados en oro con motivos sacramentales y franciscanos.