LUGARES DE INTERÉS

Posada del Potro

Como decimos en el apartado concerniente a la Plaza del Potro, la Collación de San Nicolás de la Ajerquía se convirtió en un centro económico y comercial muy importante en la ciudad, y además, en este lugar se concentró gran parte de los gremios artesanales de Córdoba. El auge económico atrajo a comerciantes, feriantes, viajeros… venidos de todos los lugares, lo que propició, con el paso de los años, que un gran número de mesones, tabernas y posadas se establecieran en su entorno.

Una de las calles, donde hubo una mayor concentración de este tipo de establecimientos, adquirió el nombre de Calle Mesones, hoy Calle Lucano. Pese a que muchos de ellos sobrevivieron hasta principios del siglo XX, la gran mayoría han sido destruidos, y sustituidos por negocios más modernos como hoteles, hostales o tiendas de souvenir, entre otros casos.

Entre este ambiente de trajín comercial, de pillería se encontraba nuestra Posada del Potro en la plaza del mismo nombre. Lo cierto es que se trataba entonces de una mancebía, o lo que es lo mismo, un prostíbulo; una actividad, la de la prostitución, por otro lado, reconocida y aprobada por las autoridades de la ciudad. Curiosamente, aún están presentes, aunque en menor grado que hace 20 o 30 años, las casas de citas en las Calles Lucano o Rey Heredia, y alrededores.

De sencilla, lisa y encalada fachada, nos muestra desde el exterior las dos alturas de la vivienda, a la que accedemos por un pequeño vano adintelado de madera. Ya en su interior llama la atención su hermoso y amplio patio, irregular, casi rectangular, y desde el que se accede a las distintas dependencias que, como decimos, se desarrollan en dos alturas. La segunda planta, a la que podemos subir mediante escaleras, presenta una galería abalaustrada con techumbres de madera. De espacial interés es el contraste entre el blanco de las paredes, y los tonos marrones y verdes, pertenecientes a las maderas y decoración vegetal respectivamente.

La Posada del Potro, además de servir de inspiración a artistas de la talla de Francisco de Quevedo o el propio Miguel de Cervantes, ha protagonizado numerosas leyendas, como el hecho sucedido al Capitán del Ejército de Pedro I el Cruel: El militar decidió alojarse una noche de lluvia en la taberna, llevaba un gran maletín del que se cercioró el posadero, de mala fama en el barrio. Cuando el capitán fue a su habitación una joven muchacha le advirtió sobre el posadero, lo que le hizo no pegar ojo en toda la noche. De madrugada, el posadero entró a escondidas por una trampilla para robar al militar, pero éste le sorprendió, huyendo a Sevilla rápidamente a contárselo al propio Rey. Al tiempo, el monarca se personó para comprobar los hechos, y cuando advirtió que eran ciertos mandó ajusticiar al posadero, atándolo a una ventana y siendo descoyuntado por varios potros. Se supo al final que la muchacha era hija de un hombre que el posadero había dado muerte, y terminó casándose con el capitán.

La Posada del Potro mantuvo su primitiva función hasta mediados del siglo XIX, momento en que la zona perdió su importancia comercial, por lo que su mayor fuente de ingresos, venida sobre todo de comerciantes, descendió notablemente. Desde este momento, el edificio pasó a utilizarse como “corral de vecinos” hasta mediados de la pasada centuria, siendo posteriormente abandonado. Pero en la década de los años 70, Don Manuel Salcedo Hierro, entonces Teniente Alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, lo rescató de un olvido de más de 20 años.

En la actualidad, la Posada del Potro se ha convertido en sede del museo que Córdoba ha dedicado al artista del cante Fosforito y, en definitiva, a la tradición del flamenco en nuestra ciudad. No es otro que el Centro de Arte Flamenco Fosforito.

Si se pregunta qué visitar en Córdoba, una buena opción sería la Posada del Potro, eligiendo una de nuestras visitas guiadas. Apostar por hacer turismo de calidad es hacerlo por ArtenCórdoba.

Texto: J.A.S.C.

  • Portada de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Cartel informativo en la puerta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Pila de agua en el patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • El Patio de la Posada del Potro visto desde una de las salas del museo
  • Una de las galerías del Patio de la Posada del Potro
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Portada de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Cartel informativo en la puerta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Pila de agua en el patio de la Posada del Potro en Córdoba
  • El Patio de la Posada del Potro visto desde una de las salas del museo
  • Una de las galerías del Patio de la Posada del Potro
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba
  • Maqueta de la Posada del Potro en Córdoba