MEZQUITA - CATEDRAL

Capilla del Sagrario

La Capilla del Sagrario fue fundada en 1330 por la viuda de Don Juan Ponce de Cabrera, cuando ésta concediera al cabildo la cuantiosa suma de 500 maravedíes, con el fin de que sirviese de enterramiento a su difunto marido y, en un futuro, a su familia; si bien, desde un principio fue conocida como Capilla de Santiago. Situada en el vértice sureste de la Mezquita-Catedral, ocupaba las tres primeras naves de la ampliación de Almanzor, contando con una profundidad de cuatro intercolumnios.

Desde 1480 el cabildo de la Catedral barajaba la idea de trasladar la librería capitular, que se encontraba entonces en la Capilla de San Clemente, a la de Santiago. Sin embargo, y tras varios intentos frustrados, debido sobre todo a problemas económicos, debemos remontarnos hasta el año 1517 para tener constancia fehaciente del inicio y correcto trascurso de las obras.

El arquitecto elegido para acondicionar el espacio a las nuevas funciones fue Hernán Ruiz I el Viejo, maestro que también proyectara la nueva Capilla Mayor. De su intervención destacaría la realización de la bóveda de crucería gótica que cubre la nave central, o las tres puertas de entrada a la capilla, situadas en lado Norte. Sólo dos de ellas, las laterales, conservan su estado original, ya que el acceso central fue remodelado por su nieto Hernán Ruiz III en 1571.

Pero tal y como expresa Don Manuel Nieto Cumplido, archivero de la Mezquita-Catedral de Córdoba: "un nuevo proyecto vino a torcer por tercera vez el destino del recinto". Efectivamente, el cabildo decidió que éste sería el espacio ideal para emplazar la nueva Capilla del Sagrario, que desde el siglo XIII estaba situada en la capilla colateral de la de San Pedro (Mihrab). En 1581 se comenzó a trasladar todo el material de la biblioteca a las cámaras.

Del acondicionamiento de la capilla para Sagrario nos ha llegado numerosa documentación, de hecho sabemos que se contrató, en un principio, al pintor sevillano Luís de Valdivieso para que decorase los enlucidos arcos y bóvedas de la estancia, sin embargo, no nos han llegado ni las pinturas ni documento alguno que acredite su realización. Sabemos también que fue Fernando de Valencia, rejero de la fábrica, el designado para realizar las rejas de la capilla, y que murió antes de acabarlas, por lo que tuvo que concluirlas, en 1581, Juan Martínez, oficial del difunto. Antes de 1578 se había concluido el Tabernáculo, obra del flamenco Guillermo de Orta, ya que ese mismo año le fue encargada su decoración a Alonso Rivera.

De todos los artistas que intervinieron en el acondicionamiento de la capilla para Sagrario, destaca el pintor italiano Cesare Arbasia, natural de Saluzzo. Se cree que afrontó este gran encargo aconsejado por su amigo Pablo de Céspedes, con quién trabajó en Roma años atrás. Las obras comenzaron en septiembre de 1583, y trascurrieron a un gran ritmo, ya que finalizaron a finales de 1586.

Hasta ahora hemos realizado un pequeño análisis de la capilla desde su fundación, pasando por su adaptación a biblioteca capitular y, posteriormente, a Capilla del Sagrario, enumerando los distintos artistas que participaron en su realización. A continuación, estudiaremos la iconografía de los frescos que realizara de forma tan acertada el mencionado Arbasia.

En la nave central, sobre el Tabernáculo de Guillermo de Orta, que seencuentra flanqueado por dos frescos que representan al "Rey David" y al "Profeta Isaías", se halla "La Santa Cena", sin lugar a dudas, una temática escogida para ensalzar la institución de la Eucaristía. Con esta obra se ganó el calificativo de "leonardesco", debido a la influencia que pudo ejercer en el autor la obra de Leonardo, sobre todo atendiendo a las actitudes de los personajes.

El resto del programa iconográfico de la Capilla del Sagrario es producto del descubrimiento, en aquellos años, de las reliquias de los Santos Mártires cordobeses, halladas en la hoy Basílica Menor de San Pedro. Al fondo de la nave de la epístola se encuentra "La oración en el huerto", óleo sobre lienzo inspirado en un grabado de Durero, mientras que en la nave del evangelio hallamos "Jesús despidiéndose de su madre", ambas escenas están relacionadas con el hecho martirial, de ahí su colocación.

Por otro lado destacaremos la serie de frescos en los que se representan a diversos mártires cordobeses. Presentados de tres en tres, se encuentran dispuestos cronológicamente. "San Zoilo", "San Eulogio", "San Acisclo"… la representación de "Santa Victoria" ha sido considerada la de mayor calidad del conjunto, gracias a la gran serenidad de la que hace gala, así como por la calidad de sus ropajes. En el luneto sobre cada grupo de mártires encontramos representaciones paisajísticas que, precisamente, es el campo donde mayor virtuosismo alcanzó el maestro, gozando de gran fama en su Italia natal. Los intradoses de los arcos fueron decorados con ángeles y símbolos de la Pasión. La bóveda que proyectara Hernán Ruiz I, fue decorada, como dijera Ambrosio de Morales: "con un cielo de ángeles".

Si se pregunta qué visitar en Córdoba, la mejor opción sería la Mezquita-Catedral, eligiendo una de nuestras visitas guiadas. De este modo podrá conocerlo todo sobre la Capilla del Sagrario. Apostar por hacer turismo de calidad es hacerlo por ArtenCórdoba.

Texto: J.A.S.C.

  • Detalle de la decoración interior de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la nave central de la Capilla del Sagrario en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • 'La Sagrada Cena' en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos del lado oriental de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos del lado occidental de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Un Ángel decora el intradós de un arco en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la decoración interior de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Vista del Sagrario y 'La Sagrada Cena' en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Una de las bóvedas de crucería gótica de la Capilla del Sagrario en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de un capitel dorado en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la decoración interior de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la nave central de la Capilla del Sagrario en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • 'La Sagrada Cena' en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos del lado oriental de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos del lado occidental de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Un Ángel decora el intradós de un arco en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la decoración interior de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Vista del Sagrario y 'La Sagrada Cena' en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Una de las bóvedas de crucería gótica de la Capilla del Sagrario en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de los frescos de la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de un capitel dorado en la Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba