MEZQUITA - CATEDRAL

La Época Emiral en Córdoba

Al-Andalus es el nombre que recibirá el territorio dominado políticamente por los musulmanes en la Península Ibérica desde que, en el año 711, se produjo la invasión comandada Musa Ibn Nusayr, y su lugarteniente Tariq Ibn Ziyad. El primero de ellos era el Walí –representante directo del califa omeya de Damasco en una provincia de un territorio sometido– en Ifriquiyya (Norte de África). Al-Andalus se convirtió en territorio dependiente de dicha provincia, y estaba gobernado por un Emir, a las órdenes del citado Walí. A partir del año 716, Córdoba (Qurtuba) se convirtió en la capital del emirato de Al-Andalus. Sin embargo, en el año 750 los omeyas fueron derrocados por los abbasíes y el único superviviente de la matanza, Abd al-Rahman al-Dahil "el emigrado" huyó y llegó al sur de España en el 756, instaurando un emirato omeya independiente del abbasí de Bagdad, que duró hasta el año 929.

Abd al-Rahman I tenía 25 años cuando se proclamó emir (756-788). Se dedicó a consolidar su poder frente a los abassíes, además de comenzar la fabulosa Mezquita de Córdoba. Sus sucesores hicieron un esfuerzo por mantener el dominio sobre el territorio conquistado y la población hispana sometida. La dinastía continuó con el hijo de "el emigrado", al-Hakam I (796-822), que tenía 26 años cuando accedió al trono; a éste le sucedió su hijo Hisham I (788-796) a la edad de 31 años. En este periodo las principales dificultades del emirato no las proporcionaron los núcleos cristianos surgidos en el norte, sino las rivalidades internas: religiosas -con los cristianos que se habían convertido al Islam (muladíes); o con los mozárabes, es decir, los cristianos que vivían en Al-Andalus (episodio del "martirio voluntario", del año 850); étnicas –entre musulmanes árabes y beréberes–, y geográficas –entre yemeníes o árabes del Norte de la Península Arábiga y qaysíes o árabes del Sur. Muchas veces, estos conflictos obedecían a desigualdades socioeconómicas, pues los musulmanes que estaban en la cúspide del poder político tenían más privilegios sociales y pagaban menos impuestos que otros.

Tras la represión de las revueltas interiores, el nuevo emir Abd al-Rahman II (822-852), que accedió al trono con 45 años, pudo reanudar la política ofensiva contra los reinos cristianos, e impulsar las obras de la Mezquita. Durante su mandato se produjeron las invasiones normandas de la Península –años 844 y 858– y comenzó el acercamiento de los omeyas cordobeses con el Imperio Bizantino, con el envío de una embajada en el año 840 (lo que permitió enriquecer la decoración de la Mezquita como tendremos ocasión de ver).

A Abd al-Rahman II le sucedió, con 23 años de edad, su hijo Muhammad I (852-886), quien trató de mantener la integridad territorial de Al-Andalus, realizando un total de 10 campañas contra el reino de Asturias y la parte oeste de la península. Pero la realización de una política expansiva exterior suele ser, como en este caso, indicio de una fuerte crisis interna del emirato. Así, la oleada de pestes y hambrunas sucedidas entre los años 865 y 874, propiciaron el reforzamiento de las revueltas.

A Muhammad I le sucedieron sus dos hijos, tenidos con la esclava cristiana Ushur: al-Mundhir (886-888), de 42 años de edad, y Abd Allah (888-912), de 44. Abd al-Rahman III sucedió a la edad de 21 años a su abuelo, en el año 912, al ser asesinado el padre de éste por un tío suyo. Durante la primera etapa de su reinado, hasta que se proclamó califa en el año 929, y aún años después, Abd al-Rahman III se dedicó a someter las revueltas internas que cuestionaban su elección.

Si no tiene claro qué hacer en Córdoba, le recomendamos visitar la Mezquita-Catedral contratando una de nuestras visitas guiadas. Elija hacer turismo de calidad con personal cualificado, no lo dude, ArtenCórdoba es la mejor opción.

Texto: Jesús Pijuán.

  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la 'Mezquita Fundacional' del Emir Abd al-Rahman I en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de la primera ampliación que el Emir Abd al-Rahman II realizara en la Mezquita-Catedral de Córdoba