MEZQUITA - CATEDRAL

Tercera y última ampliación por Almanzor

A finales del siglo X la población de Córdoba había crecido con la llegada de inmigrantes africanos y esto hizo necesario ampliar de nuevo la mezquita, descartándose realizarla hacia el Sur de la sala de oración por la cercanía del Guadalquivir. Con estas obras Almanzor (976-1002) quiso, además dar una muestra clara del poderío que ejercía como dictador, pero sin socavar la autoridad de los califas, por lo que no derribó la ampliación anterior. Por esta razón, se añadieron 8 naves a todo lo largo del lado oeste del edificio, incluido el patio. El resultado de la ampliación, en la que lo arquitectos copiaron la estructura de la construcción de Al-Hakam II, abaratando los costes y eliminando lo superfluo, confirió a esa parte de la mezquita un parecido a una construcción militar, y un carácter esencialmente utilitario, donde se reflejan el pragmatismo y el sentido de la disciplina del dictador amirí.

Los fustes son de jaspe gris, en diferentes grados, pero bastante uniformidad. Los capiteles resultan ser una abstracción del orden compuesto, aunque en la zona paralela a la ampliación de Al-Hakam II alternan con el corintio. Los pilares superiores apuntalan en modillones de rollo con faja intermedia, y los arcos que los separan tienen dovelas de piedra, aunque con la pintura simulan el efecto, como en Medina Azahara, de alternar piedra y ladrillo.

La fachada del oratorio al patio se inspiró en la construida bajo Abd al-Rahman III, pero rebajando a la mitad el grosor del muro, lo que provocó que los arcos más próximos a éste último fueran replantados. En consecuencia, en este lugar se crea un doble tramo, más estrecho, con el arco superior de herradura apuntado, y el de entibo con cinco lóbulos. Este hecho convierte a esta solución constructiva en la más original de toda la ampliación. La qibla fue construida con sencillez, constando de un solo muro con sus correspondientes contrafuertes exteriores. La intención imitativa de Almanzor fue tal que se copiaron sin necesidad los muros resultantes de las qiblas de las ampliaciones anteriores.

Una muestra del sentido pragmático de Almanzor y de su respeto teórico a la continuidad del título califal omeya es la no existencia de inscripciones en memoria de los constructores, aunque se sabe que el encargado de la obra fue Abd Allah Ibn Muhammad. Las únicas que se conservan se hallan en el interior del oratorio, donde los canteros, que eran mozárabes en su mayoría, grabaron sus nombres en los fustes de las columnas.

La comunicación de las naves antiguas con la última ampliación de la mezquita se realizó mediante grandes arcos abiertos en la vieja fachada oriental. Son arcos de herradura doblados y apuntalados en pares de columnas con toscas basas. La nueva fachada oriental contó con 7 puertas, inspiradas en las de Al-Hakam II, conservándose en mejor estado las restauradas a comienzos del siglo XX por Ricardo Velázquez Bosco con ayuda del escultor Mateo Inurria Lainosa (1867-1924).

Sobre la ampliación del patio, destacar, en primer lugar, que se abrieron en ella 4 puertas, una de las cuales coincide con la calle que antiguamente recibía la fachada oriental de la mezquita, y, por último, la construcción del famoso aljibe, una cisterna de planta cuadrada dividida en 9 espacios abovedados.

Si no tiene claro qué hacer en Córdoba, le recomendamos visitar la Mezquita-Catedral contratando una de nuestras visitas guiadas. Allí dedicaremos un capítulo especial a la ampliación que mandara a realizar Almanzor. Elija hacer turismo de calidad con personal cualificado, no lo dude, ArtenCórdoba es la mejor opción.

Texto: Jesús Pijuán.

  • Visión exterior de la empliación realizada por Almanzor de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Naves transversales de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Capiteles en la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de una de las portadas de la ampliación realizada por Almanzor de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Naves transversales de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Visión diagonal de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de un capitel en la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Visión exterior de la empliación realizada por Almanzor de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Naves transversales de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Capiteles en la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de una de las portadas de la ampliación realizada por Almanzor de la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Naves transversales de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Visión diagonal de la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Detalle de un capitel en la ampliación realizada por Almanzor en la Mezquita-Catedral de Córdoba