Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Letrinas: ¿Eran tan limpios los romanos como creemos?

Corduba colonia patricia, capital de la Hispania Ulterior y gran urbe romana del sur de la Península Ibérica. Una auténtica ciudad romana con sus pros y sus contras. Pros, muchos, pero también algún contra que otro. Por ejemplo la higiene en ciertos lugares públicos.

Sabemos que como ingenieros los romanos fueron auténticos portentos y es muy conocido que el sistema de saneamiento y alcantarillado fue pionero y dio una calidad de vida a los habitantes de las ciudades romanas que, posteriormente, en parte de la Edad Media, se perdería. Pero estoy convencida de que hay muchas cosas del tema de la higiene romana que nos tiene algo despistados.

Los romanos inventaron el sistema de alcantarillado, desarrollaron grandes acueductos o insertaron tuberías de agua potable en baños o termas. Pero también idearon un sistema aparentemente novedoso para la higiene personal después de las “necesidades de extrema urgencia”. Aquí es cuando vamos a entrar en el tema central de este post: las letrinas públicas.

Las letrinas eran habitáculos que se encontraban en las vías públicas donde cualquiera que lo necesitara podía entrar y hacer pleno uso. También podían encontrarse como una sala más de las termas públicas.

Imaginemos una sala con una especie de banco corrido adosado a la pared. Añadamos agujeros en esa bancada corrida cada pocos centímetros. Por debajo habría agujeros donde se vertían los “desechos” que posteriormente vaciarían los esclavos y en frente de los asientos habría una especie de canal de agua corriente o pila. Justo así:

Letrinas romanas en la ciudad de Lepcis Magna, Libia

Hay que añadir un pequeño artilugio que la gente utilizaba para limpiar sus partes más íntimas, una especie de palo con una esponja en la punta. Se mojaba en el canal de agua corriente y se le daba uso. No tengo que recordar que las letrinas iban todas seguidas, ¿Verdad? Al igual que el agua, los restos de desechos iban pasando delante de todos los usuarios y podían quedar adheridos a las esponjas, que eran reutilizables.

Letrina y Esponja
Esponja

Sabemos que se han hecho varios estudios a raíz de excavaciones arqueológicas que han descubierto restos fosilizados de bacterias y parásitos intestinales. Gracias a esto podemos deducir que debido al uso de las letrinas públicas muchos ciudadanos romanos padecerían triquina (síntomas gastrointestinales, dolor muscular y articular), lombrices intestinales o disentería (inflamación del colon y sangrado en las heces).

No todo era higiene en las urbes romanas como podemos ver, aunque para ellos esto era lo más común del mundo. Su foco de baterías y enfermedades nos resulta insalubre en nuestros días.

Si hoy os da reparo entrar a un lavabo público, ¡Pensad que hace dos mil años era mucho peor!

[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar