Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Continuamos en esta nueva entrada del blog con otras representaciones teatrales que a pesar de que tuvieron menos relevancia que la tragedia y la comedia, fueron bastantes significativas en el mundo romano, llegando a tener gran éxito entre el público y los ciudadanos de la época.

Apolo Citaredo

Apolo Citaredo

Entre ellas destacan las siguientes:

Citarodia: es en un género literario de época helenística que consiste en interpretar diferentes géneros teatrales mediante el canto y que siempre se ve acompañado por un instrumento musical llamado cítara. Entre los citaredos más importantes destacan Aristón de Región y Eunomo de Locri, los cuales se enfrentaron en un duelo por ver quién era mejor en este género cantado. El resultado fue que, a pesar de la superioridad técnica de Aristón, se proclamó como vencedor Eunomo ya que mientras tocaba la cítara se le posó una cigarra y ésta empezó a cantar, ante esta escena, el público asistente a la contienda decidió hacerlo campeón.

Gracias a Suetonio sabemos que se cantaron temas de tragedias, así como que la citarodia fue uno de los géneros teatrales favoritos de Nerón, de hecho el emperador no solo rivalizó con grandes actores, sino que cantó los dolores de parto de Cánace del Eolo de Eurípides, Edipo ciego, Orestes matricida o Hércules loco; incluso se hizo esculpir vestido de citaredo sobre un modelo del dios Apolo. Durante época imperial tanto este género teatral como sus intérpretes gozaron de gran éxito entre el público.

Mosaico con máscaras teatrales

Mosaico con máscaras teatrales

Atelana: conocida por el mundo romano desde el siglo II a.C., la farsa atelana, es un género teatral inventado por los Oscos de Atella y consistía en farsas populares satíricas, en las que se mezclaban los versos y la prosa con términos rústicos. Para interpretarla se usaban una serie de máscaras que siempre eran las mismas y cuyos nombres eran: Dossennus, Bucco, Maccus, Manducus y Pappus. Los personajes femeninos eran interpretados por actores de género masculino que ocultaban su identidad tras estas máscaras. Suetonio recoge un hecho que sucede con los actores de la atelana, y es que uno de ellos criticó duramente a Calígula, y el emperador como castigo lo hizo quemar vivo en el anfiteatro (Suetonio, Calígula, 27.4).

Como autores más relevantes destacan Lucio Pomponio y Novio, ambos del siglo I a.C. pero la atelana tuvo su momento de mayor éxito durante el siglo II d.C., concretamente, durante el periodo de Trajano y de Adriano, tal como demuestran las diferentes máscaras de terracota conservadas por todo el territorio del Imperio.

Para terminar la entrada de hoy, el siguiente género teatral que analizaremos será el Tetimimos: consiste en espectáculos coreográficos acuáticos que reciben este nombre por Tetis, la diosa del mar, y que se pusieron de moda durante época imperial.

Pero ¿cómo se realizaban estos espectáculos con agua?. Tal como lo analizan diversos autores, el foso de la orquestra de los teatros se llenaba de agua gracias a una serie de conducciones que desembocaban en él, creando una especie de piscina o embalse cerrado en el que poder representar estas escenas de mimo con desnudos femeninos.

Marcial, en su obra De Spectaculis, 26 relata una descripción de este género teatral: “un coro de Nereidas jugueteó por toda la superficie y dibujó sobre las ligeras aguas diverso cadros (…) creímos ver un remo y creímos ver una nave y que brillaba la constelación de los Dioscuros, grata a los navegantes…”

 Más información sobre el Teatro Romano:

[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar