Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

12 de julio de 936. Se produce un gran incendio en el Zoco de Córdoba, que, según el historiador ibn Hayyán (Córdoba, 987 – 1075) destruyó «numerosas escribanías y a las tiendas de los vendedores de lanas y los alrededores de la mezquita de Abi Harún, destruyendo también dicha mezquita, que quedó en ruinas. Afectó también el fuego al zoco de los perfumistas y sus alrededores; también las tiendas de los mercaderes de sedas y de los de paños de lino y todos sus alrededores. Afectó el incendio a la Dár al-Burud [Casa de Correos], la que quedó destruida».

Se trata del zoco grande, el principal de la ciudad, situado al oeste del alcázar andalusí. Originalmente, este espacio no estaba ahí, sino al otro lado del río, en el arrabal de Saqunda. Pero tras la revuelta del arrabal en el siglo IX, sus habitantes fueron desterrados de al-Andalus y el arrabal destruido. El zoco, pues, hubo de ser trasladado, y la ubicación elegida será junto al alcázar, donde permanecerá, al menos, hasta el siglo XI.

Límites y distribución de los espacios del alcázar andalusí (según investigaciones de A. Montejo)

Límites y distribución de los espacios del alcázar andalusí (según investigaciones de A. Montejo)

 

Poco después del incendio, por orden del califa Abd al-Rahman III,  comenzarán las obras de reconstrucción de los edificios dañados, mejorando la fábrica y empleando los mejores materiales. Además, su hijo y sucesor, al-Hakam II, lo ampliará, convirtiéndolo en uno de los grandes atractivos de la ciudad. Esto también nos lo cuenta ibn Hayyan en su Muqtabis. Igualmente al-Razi, cronista oficial de al-Hakam II, recoge las mejores realizadas por este en el Zoco grande.

No es de extrañar que tanto un historiador como un cronista oficial mencionen en sus obras noticias referentes al zoco, pues la importancia que los espacios comerciales tuvieron en al-Andalus fue mucha. Más allá del obvio papel en la economía, los zocos fueron lugares para la vida social, al igual que las mezquitas y los baños. De ahí que se considere los zocos como un elemento de primer orden en las ciudades, junto a la mezquita y el alcázar.

También vemos esta importancia en la existencia de una legislación específica para el control de las actividades económicas, tanto para evitar posibles fraudes -se comprobaban, por ejemplo, pesos y medidas-, como para garantizar la salubridad e higiene y las buenas condiciones de los productos vendidos. El wali al-suq o almotación, cargo que tenía tanto función normativa como de control, era quien velaba por el buen funcionamiento de los zocos.

Finalmente, otro dato para la importancia del zoco en la vida urbana de las ciudades andalusíes nos lo da la arqueología. En los arrabales de poniente se ha documentado un modelo urbano nuevo, alejado de las calles tortuosas sin organización aparente. En su lugar, encontramos calles amplias con trazados rectos, paralelas y perpendiculares. Se ha comprobado cómo en algunos cruces de calles, el espacio es más amplio, creando un notable ensanchamiento. Estas plazas se han identificado como lugares para el comercio, esto es, zocos, donde se disponen pequeñas construcciones, alineadas, que serían las tiendas.

Es decir, que el zoco no siempre era un espacio cerrado; a veces eran “calles comerciales” donde los artesanos habían instalado sus tiendas talleres para la fabricación y venta directa del producto, normalmente organizados por oficios. Y entre gentío, otros vendedores pasearían su mercancía balanza en mano, aprovechando el bullicio para encontrar clientes. Y es que en el zoco se podían encontrar todo tipo de productos, lo que atraería a un gran número de personas. Estos eran zocos permanentes. Pero también habrá otros periódicos, con vendedores que instalan sus puestos para la venta del día.

Hoy día, sólo conocemos los zocos de Córdoba por referencias en las crónicas, pues evidencias arqueológicas más allá de las citadas, apenas hay. pero al menos sí sabemos el nombre de algunos de ellos, como el zoco de los pañeros, de los cedaceros o de los silleros, además de aquel Zoco Grande que tal día como hoy 12 de julio, hace 1080 años,  sufrió un pavoroso incendio.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar