Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Muchos son los extranjeros que han llegado a nuestra ciudad y se han enamorado de ella. Pero, entre todos ellos, sin duda la historia más curiosa es la de John y Bryta Haycraft, fundadores los centros de idiomas International House.

El matrimonio John y Bryta Haycraft. Fuente: IHWord.com

El matrimonio John y Bryta Haycraft llegaron a Córdoba en la década de los 50, de recién casados, para establecerse en la ciudad. Siendo los únicos ingleses en la ciudad, su presencia debió llamar la atención. Muy interesados en la enseñanza de idiomas, abrieron su primera academia en 1953, la actual International House, conocida como Academia Británica. Esta modesta escuela fue pionera en la enseñanza de idiomas, y acabaría convirtiéndose en la primera de una larga lista de centros distribuidos por todo el mundo.

Pese a la diferente mentalidad del matrimonio y la sociedad local, se integraron bien en la ciudad. Tanto, que se pensó en él para ser nombrado Hijo Adoptivo de Córdoba. Pero todo cambió tras la llegada a Córdoba de su libro Babel en España. En este libro retrataba aquella ciudad pequeña y cerrada y a la sociedad del momento. En palabras de Bryta, contaba «cosas francas pero simpáticas y cariñosas de Córdoba». El libro se publicó en Inglaterra, y no iba a llegar a España. Pero lo hizo. Una alumna lo compró en Londres y lo trajo a Córdoba, y comenzó a hablar sobre él. Los rumores comenzaron a extenderse y se comentaba las cosas terribles que contaba sobre la ciudad… Algunos amigos dejaron de hablarles y la academia perdió a algunos alumnos.

En 1960 regresaron a Londres para abrir un nuevo centro de idiomas, pero volvían a España de tanto en tanto. La cuestión de Babel en España, no obstante, no se olvidó, y la bola creció y creció hasta ser una cuestión de Estado, y a Haycraft se le prohibió la entrada en España.

Pese a tantos sinsabores, siempre guardó gran cariño por Córdoba, y aunque en España no le reconoció su gran labor, en su país de origen sí: en 1982 fue nombrado Caballero de la Orden del Imperio Británico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar