Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

Como todo el mundo sabe, una mezquita es el principal edificio religioso de una comunidad islámica; es el lugar donde se reúne la comunidad de fieles para realizar sus oraciones. Aunque existe una evolución clara de las mezquitas a lo largo de los siglos, todas tienen una estructura similar y unos elementos básicos. De tal manera, las mezquitas son espacios de tendencia rectangular que se dividen en dos partes, el patio (sahn) donde está la fuente o fuentes para las abluciones rituales y el alminar o minarete desde donde se llama al rezo y la sala de oración (haram) de planta basilical. La parte más importante es el muro que cierra la sala de oración (qibla) que debe estar orientado hacia La Meca. En un lugar destacado de la qibla, visible desde todos los puntos de la sala de oración, el mihrab, un nicho u hornacina ricamente decorado considerado el sancta sanctorum de la mezquita.

Características arquitectónicas básicas de una mezquita. Imagen: http://es.slideshare.net/ferrepelente/arte-isl3

Características arquitectónicas básicas de una mezquita.
Imagen: http://es.slideshare.net/ferrepelente/arte-isl3

La mezquita es el símbolo universal del Islam. Esta frase puede parecer algo obvia, pero supone una reflexión bastante profunda. Como símbolo de la religión, las mezquitas son un hito clave en el desarrollo urbanístico de las poblaciones musulmanas e, igualmente, un elemento crucial en los procesos de islamización de las ciudades. De esta forma, muchos especialistas opinan que las autoridades desarrollaron complejos programas de islamización de barrios y ciudades mediante la instauración de mezquitas que no solo cumplirían con una función religiosa sino social y de aglutinamiento de población. Una de las razones de la rápida expansión del Islam por el Mediterráneo puede encontrarse en esta reflexión.

El historiador de origen argelino al Maqqari escribió a inicios del siglo XVII una gran obra (ocho libros) en la que contaba la historia de al Andalus. En ella decía que durante el gobierno de abd al Rahman I (segunda mitad del siglo VIII) hubo en Córdoba 490 mezquitas, mientras que durante el del califa al Hakam II (segunda mitad del X) la ciudad llegó a contar con 3877. La mayor parte de los especialistas consideran que es una cifra demasiado abultada y que con el término “mezquita” englobaría a otro tipo de edificios religiosos de carácter menor como oratorios privados, centros de peregrinación, tumbas destacadas etc. Sea como fuere, el número de templos en la ciudad debió ser altísimo. ¿Qué sabemos de ellos?

En esta entrada, no podemos olvidar la gran mezquita aljama de Córdoba. Un edificio conocidísimo por todos nosotros que inició su construcción a finales del siglo VIII y que tuvo varias ampliaciones a lo largo de los siglos IX y X hasta alcanzar su tamaño actual. Unas 1.300 columnas que forman un bosque de arcos en los que se alternan dovelas de piedra y ladrillo, materiales nobles para sus espacios más sagrados y una amplitud digna de la mayor capital del mundo en el siglo X. No creo que exista persona alguna que no se sienta sobrecogida al acceder a este lugar. El principal y más IMPERDIBLE monumento de Córdoba.

MEZQUITA_CATEDRAL_AMPLIACION_ALHAKEN2_VILLAVICIOSA_02

Como ya hemos comentado anteriormente, la Córdoba musulmana contó con muchas más mezquitas (denominadas “menores” o “secundarias”) para que la población de cualquier barrio de la ciudad pudiera hacer el rezo cerca de sus hogares. Gracias al extraordinario trabajo de la Dra. Carmen González, podemos localizar algunas de esas mezquitas.

Alminar de una mezquita junto a la iglesia de San Juan de los Caballeros. Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:WLM14ES_-_16102009_174525_CRDB_0863_-_.jpg

Alminar de una mezquita junto a la iglesia de San Juan de los Caballeros.
Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:WLM14ES_-_16102009_174525_CRDB_0863_-_.jpg

En el Parque Cruz Conde, muy cerca de las piscinas de “El Fontanar” (al oeste de la ciudad), una serie de intervenciones arqueológicas sacaron a la luz un barrio y una mezquita construidos a mediados del siglo X. El edificio religioso, único en haber sido excavado en su totalidad en nuestra ciudad, ocupaba el espacio central del barrio, junto a las calles de mayor anchura (hasta 11 metros). Nos encontramos ante lo que podría ser una mezquita “canónica” con su patio porticado y minarete, y una sala de oración con tres naves estando el mihrab en la central.

Cuando, en el año 1996, se planteó la construcción de la estación de autobuses de Córdoba, la excavación arqueológica encontró restos de otra mezquita. De nuevo, algunas evidencias de un arrabal (barrio extramuros) califal y parte del muro de la qibla y el mihrab del templo. Años más tarde, en otra excavación en los alrededores, se documentaron algunos muros que bien pudieron ser los que cerraban el recinto por el extremo opuesto del patio. El mihrab, conservado actualmente en los aparcamientos de la estación, tenía forma octogonal y estuvo decorado, en primera instancia, con placas de mármol adosadas a las paredes.

Mihrab documentado y conservado bajo la Estación de Autobuses de Córdoba: Imagen: http://wikimapia.org/13935033/es/Mezquita-de-la-Estaci%C3%B3n-de-Autobuses

Mihrab documentado y conservado bajo la Estación de Autobuses de Córdoba:
Imagen: http://wikimapia.org/13935033/es/Mezquita-de-la-Estaci%C3%B3n-de-Autobuses

Tras la conquista de Córdoba por parte del rey castellano Fernando III, se produjo un interesante proceso de cristianización del urbanismo previo mediante la división de la ciudad en barrios (collaciones) presididos por iglesias. Varias de éstas, reaprovecharon antiguas mezquitas para su construcción. Así, la iglesia de San Juan de los Caballeros, reutilizó el alminar de una mezquita de finales del siglo IX o inicios del X. Otras iglesias con alminares usados como campanarios fueron la de San Lorenzo o la de Santiago. El convento de Santa Clara, en la calle Rey Heredia, esconde grandes tesoros. Así, en su interior, se ha podido documentar una mezquita del siglo X. De este templo se ha identificado una planta muy parecida a la de El Fontanar: sala de oración de tres naves con el mihrab en el centro y patio de gran tamaño al aire libre con un alminar.

Antiguo alminar reconvertido en campanario en la iglesia de Santiago. Imagen: http://www.arqueocordoba.com/rutas/imgrutas/23/230503.jpg

Antiguo alminar reconvertido en campanario en la iglesia de Santiago.
Imagen: http://www.arqueocordoba.com/rutas/imgrutas/23/230503.jpg

Son solo algunos ejemplos de las mezquitas que hubo en Madinat Qurtuba durante el siglo X. Alrededor de ellas se levantaban casas, mercados, baños y escuelas siendo, pues, el auténtico centro del día a día de las comunidades. Como se puede observar, había mucho más que la gran mezquita aljama; existía un entramado urbano que guiaba al viandante hasta los centros de islamización urbana: las mezquitas de barrio.

Imagen ideal de la Córdoba califal con la gran mezquita aljama en primer término

Imagen ideal de la Córdoba califal con la gran mezquita aljama en primer término

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar