Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Cuenta la historia que Cristóbal Colón, descubridor del Nuevo Mundo, residió en Córdoba varios años, a la espera de audiencia con los Reyes Católicos, que por entonces tenían la Corte en esta ciudad, para conseguir financiación para su viaje a las Indias. Cuenta la historia que aquí mantuvo una relación con una joven cordobesa, doña Beatriz, de la que nació su segundo hijo, Hernando (o Fernando).

Cuenta la tradición que esa relación fue un apasionado romance, que se encontraron en la Catedral y que fue amor a primera vista. Cuenta que ella se convirtió en la razón por la que Colón estuvo largos años a la espera de la decisión favorable de los reyes. Que fue su apoyo incondicional, consejera y confidente.

Colon y beatriz - Rafael Romero de Torres - 1892

Cuadro de Rafael Romero de Torres que muestra el encuentro de Colón con doña Beatriz, en la Puerta del Perdón de la Catedral. El cuadro se conserva en el Museo de Bellas Artes de Córdoba.
Fuente: Web del Museo

La historia fue muy conocida siglos atrás en la ciudad. Tanto, que Ángel de Saavedra la recoge en Recuerdos de un gran hombre, uno de sus Romances Históricos. Se trata del cuarto tomo: el romance más largo, que contiene la parte más extensa de toda la colección. Muy significativamente, esta parte se llama La Dama, y es el dedicado a la primera estancia de Colón en Córdoba, y a su relación con doña Beatriz.

De manera muy resumida, el Duque de Rivas nos cuenta como nada más verla en la Catedral, Colón sintió que un impulso superior lo arrastraba a seguirla, y al contemplar su rostro iluminado por las velas del retablo ante el que ella rezaba, olvida sus preocupaciones. Como movido por un hechizo, la sigue cuando la joven se levanta para marcharse. En la puerta, unos niños se burlan del navegante, pues su proyecto era tachado en la corte como cosa de locos, y Beatriz le ayuda y le ofrece amparo en su casa (este es el momento que Rafael Romero de Torres recoge en su lienzo). Allí, Colón no acierta a decir palabra, impresionado con la joven. Será esta la primera de muchas visitas, pues pronto se convirtieron amantes, o dicho en palabras del Duque de Rivas:

Esta primera visita
otras produjo más largas,
y de muy pocas al cabo
se entendieron sus dos almas.*

Su amor le da fuerzas a Colón para redoblar sus intentos en la corte española; cada vez que recibe largas por parte de los reyes, ella le dará apoyo y a la postre, será siempre la razón por la que el almirante se resigna a permanecer a la espera y no abandonar España en busca de otros reyes. Finalmente, Colón llegará a un acuerdo con los Reyes y el proyecto se pone en marcha… Y como conclusión del texto, Beatriz fue la causa por la que Colón realizó este descubrimiento para la corona de Castilla.

Dejando aparte la tradición y el romance de Saavedra, hubo historiadores locales que estudiaron esta relación: hicieron de Beatriz una joven de noble cuna, que se casó con Cristóbal Colón y le ofreció ayuda económica en su viaje a las Indias. No obstante, hoy sabemos que no es así: ella era una joven de clase humilde, con un más que probable origen converso. Si quiso ayudar a Colón, no pudo hacerlo, pues sus escasas propiedades apenas rendían beneficios. Tampoco se casó con ella, quizá por sus orígenes. Es más, Colón reconocerá como hijo suyo a Hernando tras descubrir el Nuevo Mundo, y todo parece indicar que tras abandonar Córdoba, no volverían a verse, si bien no se olvidó completamente de ella: antes de emprender su cuarto viaje, el almirante encomienda a su hijo Diego que cuide de ella con las mismas atenciones que tendría con una madre, y le cede una renta de 10.000 maravedíes al año que Colón tenía en las carnicerías de Córdoba. También en su testamento la menciona: manda a Diego, su heredero,

(…) que haya encomendada á Beatriz Enriquez, madre de D. Fernando, mi hijo, que la provea que pueda vivir honestamente, como persona á quien yo soy en tanto cargo. Y esto se haga por mi descargo de la conciencia, porque esto pesa mucho para mi ánima. La razón dello non es lí­cito de la escribir aquí­.**

¿Cuál sería esta razón, ese cargo de conciencia? Nunca lo sabremos, pero podemos especular con la versión romántica, como así lo hacen algunos historiadores locales: que le pesaba en el ánimo haberla abandonado y no casarse con ella, ya que dada su nueva condición de noble, las leyes de Castilla y las normas sociales se lo impidieron.

Concluimos aquí la historia de los amores de Colón y doña Beatriz, donde la realidad y la tradición se mezclan para llenar huecos que la historia no puede contarnos.

 

—–

*Romance completo en es.wikisource.org

**Testamento de Colón, transcripción completa en historiadelnuevomundo.com

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar