Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Llegado el siglo XVI, la nobleza, lejos de los frentes de batalla, se centró en un ambiente de fiestas y espectáculos; un ritmo de vida muy criticado por sus médicos que recomendaron ejercitar juegos ecuestres como medio de mantener la salud, mostrando, a su vez, sus habilidades en la doma. Se necesitaba, por tanto, un caballo de altas prestaciones capaz de realizar todos los ejercicios requeridos. En cada país europeo usaron sus propios caballos locales pero en España, en 1567, el rey Felipe II, ordenó la creación de las Reales Caballerizas de Córdoba en busca de una raza de caballo que se adaptara a las necesidades del momento. Durante más de 30 años, los cruces genéticos realizados dieron como fruto un caballo especial que recibiría la denominación de “español”, para diferenciarlo de cualquier otro.

Doma de caballo Pura Raza Español en las Caballerizas Reales de Córdoba

Doma de caballo Pura Raza Español en las Caballerizas Reales de Córdoba

Finalmente, el Pura Raza Español, abreviado PRE, contaba con unas características especiales: altura 1,65m. a la cruz, es decir, justo donde acaba el cuello y arranca la espalda;  cabeza proporcionada, de perfil recto; cuello ancho y fuerte siempre esbelto, con el borde superior suavemente arqueado y el borde inferior cóncavo, o en todo caso recto, nunca convexo; de grupa baja, allí donde empieza a descender la espalda hacia la cola. No resultó ser un caballo demasiado resistente; era musculoso pero sin extremada fuerza porque no estaba pensado para la guerra; era pues, un caballo de mucha belleza dedicado exclusivamente para la doma.

Córdoba representó el centro del mundo del caballo en los siglos XVII y XVIII. El caballo español tuvo tanta popularidad que el rey lo mandó diferenciar con un hierro especial que fuera la marca de la calidad conseguida; el nuevo hierro consistió en una R (Real) insertada en una C coronada, en reconocimiento a Córdoba, la ciudad que lo vio nacer. Este fue el primer hierro del caballo español, aunque sólo fue utilizado durante un cierto tiempo pues, con el paso de los años, sólo se mantuvo la R coronada.

El “nuevo caballo español” fue la envidia de muchas monarquías europeas, que ansiaban hacerse con ejemplares de sementales para mejorar sus propias yeguadas. Curiosamente, a raíz de un incendio que destruyó parte de las Reales Caballerizas de Córdoba en 1734, la Corona decidió vender un lote de yeguas a la Compañía de Jesús que los distribuyó por diferentes cortijos de su propiedad ubicados en Cazorla, Úbeda, Córdoba, Jerez y Arcos de la Frontera, favoreciendo que se iniciara la primera gran expansión del Caballo Español fuera de las caballerizas cordobesas. Igualmente, se enviaron caballos a diferentes países, entre otros, a Francia, Alemania, Italia, Suecia, o Austria, donde se fundaría la Escuela Española de Equitación de Viena; llamada así por usar caballos españoles. Muchos estados quisieron contar con sus propias razas y denominaciones tomando como base a nuestro caballo español, surgiendo así el lusitano portugués, el lipizzano austriaco o el kladruber checo. El Pura Raza español se hallaba en su apogeo.

Lamentablemente, el siglo XIX trajo momentos difíciles. En 1808 las tropas napoleónicas robaron los potros, yeguas y sementales de Córdoba; algunos de los cuales fueron rescatados más tarde tras la derrota de los franceses. Además, las diferentes desamortizaciones llevadas a cabo a lo largo de ese siglo dejaron muchas yeguadas en condiciones pésimas de abastecimiento, lo que motivó la creación, en 1893, de la Yeguada Militar en la Finca de Moratalla (Córdoba), mejorando el sector ganadero y en definitiva la cría caballar. El exitoso camino del PRE llegó en enero de 1912, cuando el rey Alfonso XIII, estableció por Real Decreto el Registro-Matrícula para caballos y yeguas de Pura Raza Española. Un libro registro donde quedarían reflejados los nacimientos de los PRE y su pedigree. Actualmente el registro de caballos PRE, existentes en más de 60 países, lo gestiona la ANCCE (Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española) con sede en Sevilla.

Grupo de caballos P.R.E. en las Caballerizas Reales de CórdobaEl Pura Raza Español es un caballo inigualable, dócil, amistoso, inteligente… Alrededor de 40 ejemplares de tan majestuoso animal le esperan en las Reales Caballerizas de Córdoba; no pierda la oportunidad de visitarlos. Acérquese y disfrute de su compañía. ¡Una experiencia como ninguna otra!

Uso de cookies

El sitio web www.artencordoba.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.

aceptar