Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Hoy, día de San José queremos recordar su figura en el arte de la Mezquita-Catedral de Córdoba.
San José cuenta con capilla propia. Está situada en la línea este de capilla, junto a la puerta que lleva su nombre. La actual capilla fue fundada en el siglo XIV y refundada años después, en el primer tercio del XVI por Alfonso Sánchez de Ávila.

Plano de la Mezquita Catedral. En rojo, la capilla de San José, sobre el muro Este.

Su retablo, barroco de principios del siglo XVIII, cuenta con un registro que no está dedicado a su titular, sino que muestra una talla de Jesús atado a la columna con San Pedro arrodillado junto a Él, y en el ático –la parte superior del retablo– es donde aparece el titular. En él, podemos ver a San José, de medio cuerpo, con el Niño en brazos, el cual se agarra al cuello de su padre en un gesto natural. Es el Niño quien lleva la vara de azucenas. Esto, el atributo de San José, halla su explicación en un texto de los evangelios apócrifos, que a menudo fueron fuente de inspiración para los artistas. Se narra que varios hombres de la tribu de Judá fueron convocados para seleccionar al esposo de María, y que el elegido sería aquel cuya vara floreciera. Esta fue la de José, en claro paralelismo con la profecía de Isaías: (1) Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará. (2) Reposará sobre él el espíritu de Yahveh: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahveh [1].

Lienzo de San José, en el ático del retablo de la capilla del mismo nombre. Fuente: http://www.diocesisdecordoba.com/

San José es una figura habitual en el arte cristiano. Como padre putativo de Jesús, estará presente desde las primeras representaciones, si bien ejerciendo un papel secundario o en escenas de conjunto vinculados sobre todo a la infancia de Jesús: Natividad, Adoración de los Magos, Huida a Egipto, etc… Se representó en principio como un hombre joven, para pasar después a ser encarnado como un hombre de mayor edad, para marcar la diferencia con la juventud de María. Esta imagen será la representación tradicional durante gran parte del Renacimiento, aunque sin abandonar la del hombre anciano. De cualquier manera, José comienza a tener protagonismo en las escenas, lo que se consolida en los siglos del Barroco, en la que ya aparece como protagonista absoluto. De esta época debe ser nuestra obra.
La tendencia al naturalismo iniciada en el gótico, donde se busca exaltar la humanidad de los personajes, influye sobre todo en las relaciones de la Sagrada Familia, donde las actitudes se van humanizando para llegar a una familiaridad absoluta entre los personajes. Así, el gesto de Jesús con el brazo tras el cuello de José es una estampa de absoluta normalidad en un niño pequeño a quien su padre sostiene.
No es esta la única obra cuyo protagonista es San José en nuestra Mezquita Catedral. Por citar alguna, siendo posiblemente de las más relevantes debido a su autor, tenemos una talla en la capilla de la Concepción, fundación de Alfonso de Salizanes y Medina, quien fue obispo de Córdoba desde 1675 hasta su fallecimiento, 10 años después. Es una obra de Pedro de Mena, uno de los escultores más destacados del Barroco Andaluz, perteneciente a la escuela granadina de la segunda mitad del siglo XVII. Esta talla está situada en el interior de la capilla, a la derecha de la hornacina que alberga la imagen de la titular, Nuestra Señora de la Concepción. Nuevamente, San José sostiene en brazos a Jesús, y está representado como un hombre joven.
Cualquiera de estas representaciones –un hombre joven, maduro o ya anciano– exalta la figura del padre: por eso es en el día de San José, 19 de marzo, cuando celebramos el día del padre. Por ello, a todos vosotros, ¡Feliz Día del Padre!

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar