Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

En el siglo XVI, en España, las festividades religiosas ocupaban un lugar primordial en el día a día de la sociedad. En aquellos días, las gentes entendían la religión como un todo, donde las celebraciones populares se enfocaban a la advocación de algún santo particular, o el santo protector, el santo patrón o, la más grande de las fiestas, el Corpus Christi. Todas y cada una de las fiestas, a pesar de ser diferentes, respondían a una misma motivación, la religiosidad; y en general, solían estar respaldadas y organizadas por el cabildo municipal. Tal como decían los avisos de la época: “La procesión se organiza porque de las fiestas y regocijos se alienta y agrada mucho al pueblo”; siendo además un antídoto para los fastidios de la vida. De esta manera, las autoridades locales daban un respaldo importante a las fiestas populares; vigilando, no obstante, que durante los días de Cuaresma no se hicieran regocijos ni comedias, ni se hiciesen representaciones de cosas deshonestas ni procaces. Por lo tanto, siendo las religiosas unas celebraciones dirigidas desde la corporación municipal, el corregidor de la villa debía asistir a ellas con el objeto de controlar las aglomeraciones de público y evitar escándalos.

Danzantes masculinos representados en la Custodia de la Catedral de Córdoba

Grupos de danza, masculinos y femeninos, representaciones teatrales o pasacalles, músicos, etc., todo un espectáculo de movimiento, ritmo, color y liturgia. Una procesión que podemos ver representada en la Custodia procesional de la Catedral de Córdoba, realizada por el orfebre alemán Enrique de Arfe en 1517 y que detalla cada uno de estos grupos de danzantes, músicos, comediantes, y una imagen del Arca de la Alianza sobre una carreta tirada por dos bueyes. Las danzas eran muy numerosas, destacando las de moriscos, judíos, negros y gitanos, que eran las más solicitadas por el pueblo. En algunas plazas se instalaban escenarios donde se interpretaban escenas bíblicas dramáticas o simplemente comediantes simulando luchas de hombres con gigantes, o con animales mitológicos. La música estaba a cargo de trompetas, tambores y chirimías; agrupaciones independientes que se contrataban varias veces al año para distintas celebraciones.

Grupo de mujeres con instrumentos musicales: guitarra, pandereta y crótalos o castañuelas, representadas en la Custodia de la Catedral de Córdoba

Además de la organización de los festejos, el consistorio debía controlar el gasto previsto. Según las cuentas de diversos municipios, los regidores de las villas no escatimaban en gastos para divertir al pueblo, contando que una cuarta parte del gasto general se destinaba a la financiación de fiestas; sin dejar de lado los gastos de sanidad, instrucción, mantenimiento, obras, educación, etc. Aunque cada festividad tenía su propia identidad, con individual partida presupuestaria; la que más gastos conllevaba era la del Corpus Christi. Era la fiesta por excelencia, y así se asumía tanto por la Iglesia como por el Concejo municipal. En Córdoba, entre 1566 y 1570, el Corpus consumió casi el 100% de los gastos destinados a las celebraciones religiosas de todo el año (al igual que en Sevilla o Valladolid).

Las calles de la ciudad se acondicionaban para esta fiesta grande. Se colocaban toldos para procurar sombra la mayor parte del recorrido; se echaba arena en las calles para salvar los socavones e irregularidades de la calzada, y se allanaba apisonando fuertemente; se regaban muchas de las calles para eliminar la suciedad de las mismas. Esta decoración y adecentamiento de calles fue generalizada, al menos en Andalucía, llegándose a conseguir un cambio radical en la ciudad este día; porque la fiesta del Corpus Christi tuvo una gran importancia a todos los niveles sociales e institucionales en el siglo XVI.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar