Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba
alminar-convento-santa-clara

Alminar califal en el Convento de Santa Clara (Fuente de foto: www.unaventanadesdemadrid.com)

Situado aproximadamente a la mitad de la calle Rey Heredia se alza un edificio cargado de Historia y que guarda en sus entrañas un verdadero tesoro patrimonial, perfecto ejemplo y testigo silencioso del paso por nuestra ciudad de diversas culturas a través de los siglos. La silueta del antiguo alminar, más tarde utilizado como campanario del convento, ya nos sugiere una estampa perdida en el tiempo. Desde el corazón de la medina cordobesa y en una de las zonas más bellas de la ciudad, este monumento sigue aguardando pacientemente el momento de revelar su belleza.

Se trata del primer monasterio femenino establecido en Córdoba tras la conquista cristiana y que se instituyó en el año 1256, apenas veinte años tras aquélla, contando entonces con sólo ocho monjas clarisas. En el siglo XVI sufre una profunda transformación y en el XVIII se le añade una portada barroca. El convento se abandonó en el año 1868, cuando las monjas pasaron al Convento de Santa Cruz, de su misma orden. Más tarde será utilizado como polvorín, acuartelamiento militar e incluso lavandería, hasta ser adquirido finalmente por el Ayuntamiento en los años cincuenta del siglo XX con la intención de transformarlo en escuela.

Y es que se da la circunstancia de que se construyó sobre una mezquita, que se había levando en tiempos de Almanzor, hacia el cambio de milenio. Una hermosa mezquita de barrio de la cual se conserva parte de su estructura incluyendo muro de quibla, patio de abluciones y alminar, como ya señalamos. Al exterior, en la calle Osio, todavía asoma un muy deteriorado arco de herradura califal perteneciente a la entrada al patio.

Mosaico paleocristiano en la Iglesia de Santa Catalina. (Fuente de foto: www.diariocordoba.com)

Pero eso no es todo. En las entrañas de la primitiva sala de oración se conservan restos aun anteriores pertenecientes a una iglesia paleocristiana, llamada de Santa Catalina, de la que poco sabemos a excepción de la evidencia arqueológica. Evidencia interpretada en primera instancia por sus excavadores como una iglesia construida durante el periodo de control efectivo que el Imperio Bizantino ejerce sobre la ciudad, entre los años 554 y 572. Viene siendo aceptada finalmente la versión de que se trata de una basílica paleocristiana de fuerte influencia bizantina, que presenta una planta centralizada con cruz griega inscrita donde destacan interesantes mosaicos con motivos propios de la iconografía cristiana primitiva.

Tenemos en definitiva, entre estos modestos muros, todo un compendio de Historia y Arte en el que se ilustran diversos momentos del trasiego de nuestra ciudad. Varios proyectos, alguno reciente pero ya abandonado, contemplaron su restauración y puesta en valor sin que llegaran a llevarse a cabo. Confiemos en que más temprano que tarde se termine por recuperar un monumento excepcional y paciente, que no eterno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar