Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba
El Vito (1824-25) Goya. Colección estampas. Fundación Lázaro Galdiano
El Vito (1824-25) Goya. Colección estampas. Fundación Lázaro Galdiano

Quizá a algunos les suene, a otros quizá no tanto, pero El Vito fue considerado, hacia mediados del siglo XX, como el baile tradicional de Córdoba al experimentar su renacimiento en nuestra ciudad.

Según palabras de Manuel Medina González (escritor cordobés), en su libro Coplas al aire,  fue la bailaora cordobesa Maruja Cazalla quien hizo renacer El Vito en Córdoba, donde se había olvidado éste castizo baile.

En opinión de varios especialistas, el origen de este cante se remonta al siglo XVII si bien, el baile aparece en el siglo XIX, siendo considerado una derivación de los bailes boleros. Éstos, fueron producto del intercambio de ideas, movimientos y técnicas de los maestros de ballet franceses e italianos, con los maestros de folclor español durante el último tercio del siglo XVIII y principios del XIX presentándose en España el ballet, la ópera y el teatro. Las grandes compañías de ballet italianas y francesas comienzan entonces a difundir todo lo relacionado con la danza clásica, ello genera un intercambio entre los métodos de enseñanza de los profesores franceses y españoles y con ello surgió la creación de la Escuela Bolera, perteneciendo a ella El Vito.

Incluye numerosos pasos del toreo de ahí que su vestuario consistiera en chaqueta torera, traje corto y sombrero calañés y se acompañaba del sonido del pandero. Está ampliamente aceptado que debido al carácter animado y vivo de esta danza, su nombre haga alusión a la enfermedad denominada baile de San Vito, que provocaba que las personas se pusieran a bailar de forma compulsiva e irrefrenable.

La letra más conocida de El Vito es la siguiente:

Con el vito viene
Con el vito va
Con el vito vito viene
con el vito vito va.
No me mires a la cara
que me pongo colorá.
Una cordobesa fue
a Sevilla a ver los toros
y a la mitad del camino
la cautivaron los moros.
Las solteras son de oro,
las casadas son de plata,
las viudas son de cobre
y las viejas de hojalata.
Yo no quiero que me mires
que me pongo colorá.
Una vieja vale un real
y una muchacha dos cuartos,
y yo como soy tan pobre
me voy a lo más barato.
Con el vito vito viene
con el vito vito va.
Con el vito vito viene
con el vito vito va.
No me jaga usté cosquillas,
que me pongo colorá.

Durante la Guerra Civil Española, entre el bando republicano se usó la melodía de El Vito para cantar un texto en honor al Quinto Regimiento haciéndose muy popular esta versión:

Con el Quinto, Quinto, Quinto
con el Quinto Regimiento.
Madre, yo me voy p'al frente
para las líneas de fuego.
Madre, yo me voy p'al frente
para las líneas de fuego.
Anda jaleo, jaleo
suena una ametralladora
y ya empieza el tiroteo
y ya empieza el tiroteo.
Anda jaleo, jaleo
suena una ametralladora
y ya empieza el tiroteo
y ya empieza el tiroteo.

La melodía de El Vito ha sido incluso adaptada al jazz y fue interpretada por el célebre guitarrista Paco de Lucía.

En cuanto a su aparición en obras pictóricas, el célebre pintor aragonés Francisco de Goya, realizó una serie sobre el tipismo español en la que se incluye la representación de El Vito, fechada entre 1824 y 1825 constituyendo una imagen alegre de nuestra tierra y siendo muy interesante para el estudio de nuestro folclore. Se trata de una litografía en la que se aprecia a una mujer bailando esta danza rodeada de hombres.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar