Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Cuenta la tradición, que allá por 1665, dos labriegos, Simón de Toro y Bartolomé Peña, cerca de la actual Puerta de Sevilla, tropezaron su arado con una losa de piedra que cubría un pozo donde hallaron la figura de la Virgen con niño en brazos. Continúa la tradición diciendo que la llevaron a casa del primero de ellos, que los vecinos y curiosos ocuparon rápidamente la casa, y la noticia corrió pronto por la ciudad, por lo que se consideró oportuno depositar la imagen en la iglesia de San Francisco. Años más tarde, en 1673, en el lugar donde se encontraba el pozo se construyó una ermita que fue nombrada de Nuestra Señora de la Salud. Poco después la imagen fue trasladada de la iglesia de San Francisco a esta nueva ermita, celebrando el acontecimiento con gran entusiasmo a modo de romería.

Esto es lo que nos dice la tradición; sin embargo, toda esta historia se escribió a base de testimonios orales que recogió el capellán de la ermita Tomás Fernández Moreno en febrero de 1739. Uno de los vecinos, Acisclo de los Mártires Amado Peña, incorporó a la leyenda a su propio abuelo materno, Bartolomé Peña, que no participó en este hecho, tal como veremos a continuación.

Documentos del Concejo de Córdoba nos dicen que el terciario franciscano Simón de Toro, oriundo de la ciudad de Ávila y residente en el barrio del Alcázar Viejo de Córdoba en compañía de su esposa, María de Zúñiga, junto con otros vecinos solicitan al Concejo, en febrero de 1671, la concesión de un terreno de realengo en el que levantar una capilla en honor de la Madre de Dios. El lugar elegido es una fuente existente a extramuros en las proximidades de la Puerta de Sevilla, cuyas aguas tienen efectos salutíferos en las numerosas personas que acuden a curar sus dolencias. En unos álamos junto al manantial se había colocado una pintura de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, a la que se encomendaban los que buscaban un remedio a sus enfermedades, de ahí que el sitio se conociera como la Fuente de la Salud. Los trabajos de construcción de la ermita, bajo la dirección del maestro albañil Francisco Ruiz de Castilla, que se dedicará a Nuestra Señora de la Fuente de la Salud, finalizaron en la primavera de 1673. Mientras tanto, Simón de Toro había encargado una talla de la Virgen titular, que se conservaría en el convento de San Pedro el Real hasta su traslado definitivo a la ermita el 3 de abril de dicho año.

A partir de ese momento, todos los años se organizaba el segundo día de Pascua de Pentescostés (mediados de mayo) una velada donde se celebraba la fiesta homenaje a la Virgen de la ermita en los llanos de Vista Alegre. Concurriendo a esta fiesta toda clase de gente, como vendedores de golosinas y chucherías que instalaban sus tenderetes en torno a la ermita y en las eras colindantes, dando lugar a la feria en honor a Nuestra Señora de la Salud.

En 1284, el rey castellano Sancho IV, otorgó a Córdoba la celebración de dos ferias de ganado; una de vacuno que se desarrollaba al final de la calle San Fernando (calle de la Feria), y otra de caballos que se hacía en una explanada cercana y que finalmente recibió el apelativo de sitio del Potro, donde hoy día se asienta la Plaza del mismo nombre. Con el paso de los siglos y debido a la expansión urbanística de la zona, ambas ferias se trasladaron al llano de Vista Alegre, haciéndolas coincidir con la feria de Nuestra Señora de la Salud.

Fuente:www.fotosantiguasdecordoba.com

La construcción del cementerio en ese lugar a partir de 1811, desplazó la feria hacia el norte hasta los llanos que fueron del convento de la Victoria (actual Avda. de Medina Azahara y actuales jardines del Duque de Rivas y de la Victoria), estableciéndose definitivamente en ese lugar en 1820. En este espacio tan céntrico de Córdoba se celebró la Feria de Mayo hasta que en 1994 se trasladó a su recinto actual del Arenal, junto al Estadio de Futbol Nuevo Arcángel, inaugurado un año antes.

Fuente: wikipedia.com

Les hablaría mucho de la Feria de Córdoba y sus virtudes, pero eso lo dejamos para otro momento. Es preferible que vayan y la descubran ustedes mismos.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar