Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Uno de los lugares más visitados y concurridos de nuestra ciudad, se ha convertido en escenario de rodaje de la conocida serie “Juego de tronos”. Basada en la saga literaria bestseller de género fantástico, Canción de hielo y fuego escrita por el autor estadounidense George R.R. Martin, es una historia épica que transcurre en un mundo fantástico con reminiscencias de la Europa de la Edad Media.

Imagen: ABC Andalucía.es El equipo de rodaje en el Puente Romano

El equipo de rodaje en el Puente Romano. Fuente: ABC Andalucía.es

El motivo por el que se ha podido elegir este entorno, es porque tal vez, se quiera convertir al río Guadalquivir a su paso por Córdoba en el Sangreverde, uno de los principales ríos de Dorne y cuyo nombre viene dado precisamente de sus aguas verdosas, que discurren lentas y sombrías hasta desembocar en el mar.

El entorno monumental del Puente Romano de Córdoba, conformado por la Puerta del Puente, el propio Puente Romano, la Torre de la Calahorra y el Parque Natural de los Sotos de la Albolafia (en el que se encuentran insertados algunos de los molinos harineros), recoge gran parte de las características que se aprecian en la serie en cuanto a edificios se refiere.

Bien podría ser la Puerta del Puente, construída  en la segunda mitad del siglo XVI por el tercero de los Hernán Ruiz, la entrada monumental a una de esas ciudades que han aparecido en la serie. No en vano, se configuró como un arco de triunfo para dar la bienvenida al rey Felipe II, quien decidió visitar nuestra ciudad utilizando este punto.

Qué decir del Puente Romano, cuántas batallas no habrán soportado los dieciséis arcos de medio punto apoyados sobre tamajares, triangulares en el lado este y semicirculares en el lado oeste, que lo conforman. Fue la única vía de comunicación entre ambas orillas del río durante 2000 años.

En cuanto a la conocida como Torre de la Calahorra, una fortaleza de origen islámico y cuyos muros también han sido testigos de batallas como la que se libró cuando el rey Fernando II “El Santo” vino a conquistar la ciudad en 1236 utilizando este punto para acceder a la misma, pero dicen las fuentes históricas que fueron muchos los soldados que perdió, al ser éste un punto defensivo muy fuerte, que finalmente tuvo que asediar Córdoba utilizando barcazas.

Y para finalizar, el Parque Natural de los Sotos de la Albolafia, todo un monumento. Se trata de un bosque de ribera que apenas ha sido alterado por la mano del hombre y alrededor del cual, la ciudad Patrimonio de la Humanidad ha ido creciendo y desarrollándose configurando a este entorno una estampa sin igual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar