Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

Sin lugar a dudas, la Semana Santa cordobesa es uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad. Durante una semana, miles de personas, locales y foráneos, salen a las calles a acompañar a las hermandades que procesionan con fervor al calor de una primavera incipiente. Fe, cultura, folclore y devoción popular se hacen uno mezclándose con el olor del incienso, las velas y el azahar.

El Caído, ante Santa Marina. Jueves Santo

El Caído, ante Santa Marina. Jueves Santo

No es este el lugar de hacer un estudio detallado de los orígenes y del porqué de cada aspecto de la Semana Santa sino de mostrar algunas de las claves que ayuden a disfrutar de este evento.

  1. Los números

Entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección, durante 7 días, procesionan en Córdoba un total de 37 hermandades con una media de 6 al día (salvo el Domingo de Resurrección en el que sólo sale una).

  1. El Patrimonio

Uno de los mayores atractivos de nuestra Semana Santa son sus imágenes. Córdoba cuenta con verdaderas obras de arte que durante todo el año presiden los altares y las capillas de sus iglesias y que durante unas horas acuden a la llamada de los cofrades al ritmo de bandas de cornetas y tambores.

¿Sabían que una de las tallas es de origen medieval? El Santísimo Cristo de las Penas, de Santiago, que hace su estación de penitencia el Domingo de Ramos, es una imagen del siglo XIII. El Señor de la Caridad, de San Francisco, es de finales del XVI. Nuestra Señora de las Angustias Coronada es obra de Juan de Mesa y data de 1627. Nuestra Señora de los Dolores Coronada la realizó Juan Prieto en 1719. Mucho más reciente, Nuestra Señora de la Paz y Esperanza brotó de las manos del insigne imaginero Martínez Cerrillo en 1939. Esto es solo una pequeñísima selección de lo que se puede encontrar en las calles estos días.

Santísimo Cristo de las Penas. Iglesia de Santiago

Santísimo Cristo de las Penas. Iglesia de Santiago

  1. Olfato y oído

Para disfrutar de una procesión no sólo basta con mirar; hay que poner en juego otros sentidos. El olfato para percibir la mezcla de olores que distingue a la Semana Santa de Córdoba: el azahar de los naranjos en flor, el incienso y las velas. El oído para entender todo lo que rodea y acompaña a las imágenes: las agrupaciones musicales y bandas de cornetas y tambores siguen a los pasos (salvo en aquellas hermandades que son “de silencio”) que hacen que con sus marchas caminen al son de la música; las órdenes de los capataces que dirigen el buen andar del paso; o las saetas que desde balcones o a pie de calle algunos fieles les cantan a determinado Cristo o Virgen. Para tener una experiencia plena hay, por lo tanto, que estar muy atento a todo lo que nos rodea.

  1. Salidas y Recogidas

Hay momentos importantes en una estación de penitencia. Sin lugar a duda, el mayor de todos suele ser la salida y regreso del paso a su templo. Por esta razón, estos son unos de los lugares más demandados por los aficionados.

Especialmente destacadas son las salidas de Nuestro Padre Jesús Rescatado (Domingo de Ramos), en una Plaza del Cristo de Gracia, siempre abarrotada de devotos; del Remedio de Ánimas, donde predomina el silencio en la noche del Lunes Santo, en San Lorenzo; o del Prendimiento (Martes Santo), en una complicada maniobra a la salida del colegio de Salesianos que culmina con el lanzamiento de pétalos de rosas desde los balcones de la calle María Auxiliadora.

Si son más de trasnochar, el regreso a sus casas de las hermandades es una gran elección. A pesar del cansancio acumulado, los fieles saben que es el último homenaje que reciben las imágenes hasta el año próximo, por lo que ese último esfuerzo suele ser digno de ver. Espectacular es cada año el regreso de la Esperanza de San Andrés (Domingo de Ramos); ejemplo claro de un barrio volcado con su hermandad es la recogida de la Estrella (Lunes Santo) en la Huerta de la Reina; sobriedad, respeto, trascendencia y silencio absoluto acompañan a la Buena Muerte (madrugada del Jueves al Viernes Santo) en San Hipólito o al Santo Sepulcro (Viernes Santo) en la céntrica plaza de la Compañía.

La Buena Muerte. Madrugada del Jueves al Viernes Santo

La Buena Muerte. Madrugada del Jueves al Viernes Santo

  1. Lugares destacados

Existen determinados rincones en la ciudad que, por su estrechez, por su majestuosidad o por la dificultad técnica para el trascurrir de los pasos son especialmente destacados. Hacer una selección siempre es difícil ya que aquí entran en juego muchos aspectos. Por esta razón, pido disculpas por si alguien considera que algún lugar se ha quedado atrás.

Nuestro Padre Jesús de las Penas y La Esperanza, bajan cada Domingo de Ramos por la Cuesta del Bailío en un alarde de dificultad técnica resuelta con armonía y belleza. La gente espera en el lugar más de dos horas para la llegada de los pasos; es algo que merece la pena. Hay que hacerlo, al menos, una vez en la vida.

El Vía Crucis del Santo Cristo de la Salud, que procesiona la noche del Lunes Santo, es, por su sencillez y sobriedad, una de las estampas más bellas de toda la semana. El hecho de ir portado sobre los hombros de los hermanos (sin paso) le permite circular por estrechas calles. Es precisamente en estos lugares donde su visión es mucho más sobrecogedora. Y si esperan a la noche cerrada, mucho más.

La noche del Miércoles Santo los jardines de Colón son un hervidero de gente que espera con ganas la llegada de La Paz y Esperanza. Allí, al ritmo de preciosas marchas, la Paloma de Capuchinos, baila y camina de regreso a su templo.

Nuestro Señor de la Humildad y la Paciencia en los Jardines de Colón

Nuestro Señor de la Humildad y la Paciencia en los Jardines de Colón

Cada Jueves Santo, de la iglesia de San Francisco sale, acompañado de una bandera del Tercio “Gran Capitán” 1º de la Legión, el Señor de la Caridad. A lo largo del recorrido, la banda de cornetas y tambores del citado Tercio proporciona la música y el canto. Es habitual escuchar cantar a la Legión “El novio de la Muerte”.

Las Hermandades que vienen desde el otro lado del río (El Amor, La Vera Cruz y El Descendimiento) cruzan, a la ida o a la vuelta, el Puente Romano y pasan por debajo de la Puerta del Puente. Ambos lugares merecen la pena.

El Amor en la Puerta del Puente

El Amor en la Puerta del Puente

El Descendimiento, del Viernes Santo, en el Puente Romano con la Calahorra al fondo

El Descendimiento, del Viernes Santo, en el Puente Romano con la Calahorra al fondo

  1. El Patio de los Naranjos y la Santa Iglesia Catedral

Durante la Semana Santa de 2016 todas las Hermandades de Córdoba llegarán hasta el primer templo de la ciudad, la Santa Iglesia Catedral. Por esta razón, el Patio de los Naranjos será uno de los “puntos calientes” durante todos estos días. Los accesos al Patio serán la Puerta del Perdón o la de Santa Catalina, circulando hasta la Puerta de las Palmas para hacer la estación de penitencia bien ante un altar presidido por la Custodia de Arfe, o bien en el interior de la Catedral. Parece lógico pensar que este será uno de los lugares más concurridos de toda la Semana Santa cordobesa.

El Perdón, Miércoles Santo, con la torre de la Catedral al fondo

El Perdón, Miércoles Santo, con la torre de la Catedral al fondo

  1. La carrera oficial

La Carrera Oficial es el recorrido que, obligatoriamente, deben hacer todas las Hermandades. Claudio Marcelo y Plaza de las Tendillas son las calles que componen esta Carrera Oficial. Por lo tanto, ésta es una buena opción para ver transcurrir los pasos sin andar demasiado. IMPORTANTE: Desde 2017, hay una nueva carrera oficial, lee más detalles pinchando aquí.

El Buen Suceso, Martes Santo, a su paso por Carrera Oficial

El Buen Suceso, Martes Santo, a su paso por Carrera Oficial

  1. La Judería

Con la bajada de todas las hermandades a la Catedral, la Judería se va a convertir en una segunda carrera oficial. Las calles Blanco Belmonte, Conde y Luque, Deanes, Cardenal Herrero, Torrijos, Magistral González Francés o Cardenal González serán lugar obligado de la mayor parte de los pasos. Su estrechez hace de estos espacios, rincones especialmente bellos para el discurrir de los cortejos penitenciales por lo que serán muchas las personas que busquen estos lugares. Tengan este dato en cuenta a la hora de organizar sus salidas.

La estrecha calle Deanes permite el paso de La Expiración en la noche del Viernes Santo

La estrecha calle Deanes permite el paso de La Expiración en la noche del Viernes Santo

  1. La clave

La clave para disfrutar de la Semana Santa es tener claro desde un principio qué se quiere ver, cuánto tiempo se quiere estar en la calle y cuánto se está dispuesto a andar. Si pretendemos verlas todas en lugares con encanto, habremos de callejear bastante. Por esta razón es muy recomendable llevar calzado cómodo y algo de líquido para hidratarse.

  1. La recomendación

En esta fiesta se mezcla cultura, devoción y fe por lo que debemos ser lo más respetuosos posible con el desarrollo de la misma. Así, no se debe cruzar la fila de nazarenos salvo por los lugares indicados; y, si la hermandad es “de silencio” (sin acompañamiento musical), debemos procurar guardar silencio ante el paso del cortejo y de la imagen. Disfruten mucho de nuestra Semana Santa.

La Esperanza de San Andrés, segundos antes de entrar en Carrera Oficial, el Domingo de Ramos

La Esperanza de San Andrés, segundos antes de entrar en Carrera Oficial, el Domingo de Ramos

Finalmente, si vienen a visitarnos a Córdoba y quieren disfrutar al máximo de nuestra Semana Santa, le recomendamos que realicen con nosotros la Visita guiada especial a la Semana Santa de Córdoba, en la que nuestros guías- Intérpretes del Patrimonio les enseñarán a entender esta tradición siguiendo las claves que les hemos mencionado anteriormente.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar