Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Aunque la permanencia de Amalia Fernández Heredia entre las modelos que posaban Pastora_Imperiopara él se alargó en el tiempo, eso no significó que tuviera la exclusiva. Muchas más mujeres pasaron por la lista del pintor cordobés. La siguiente de la que nos ocuparemos será Pastora Imperio. Su verdadero nombre era Pastora Rojas Monge, aunque fuera posteriormente bautizada como Pastora Imperio por el escritor, Jacinto Benavente. De hecho, la intervención de Benavente fue la que consiguió que el artista cordobés realizara el primer retrato de la modelo.

Pastora vivía y trabajaba en Madrid, donde el pintor la conoce en sus múltiples salidas nocturnas por multitud de teatros y locales, siempre acompañado de los intelectuales con los que organizaba las tertulias, tan comunes en aquel momento. El primer cuadro del artista en el que ella aparece data de 1912. Mientras posaba, su vida personal se desmoronaba. Se había producido ya la ruptura de su matrimonio con el famoso torero sevillano Rafael Gómez Ortega “El gallo”. Ellos sólo estuvieron casados algo menos de un año. Todos los documentos de que fue una relación trágica, tortuosa e incontrolada. Este matrimonio se halló en parte condicionado por el hecho de que se casaron en Madrid inmediatamente después de haberse conocido en México.

La_consagración_de_la_copla_by_Julio_Romero_de_Torres

“La consagración de la copla”

En el ya citado retrato, aparece ella ataviada con un capote de torero y envuelta en una mantilla de encaje negro. Esta deja ver la composición del fondo. En ella aparece una escena en la que un garrochista o picador da acoso y derribo a un toro frente a la Catedral de Sevilla. Esta escena en el fondo se ha interpretado como una alusión a su fallida historia de amor con el torero “El gallo”. Pero el cuadro que enviará a la exposición nacional no será este, sino la composición llamada “La consagración de la copla”, también realizado en 1912. En él aparece Pastora Imperio al igual que también estaba representada Amalia “La gitana” como ya hemos comentado con anterioridad.

En “La consagración de la copla”, la modelo es la que aparece en primer plano en la parte de la composición. Para la exposición nacional, Julio Romero también enviará una serie de retratos femeninos individuales entre los que estará la figura de la modelo que nos ocupa en esta entrada. La siguiente pintura en la que Pastora Imperio aparece será un encargo de la misma al pintor. En este retrato aparece una mujer que refleja la madurez del esfuerzo y el éxito al mismo tiempo. La fama adquirida le dará seguridad y así conseguirá resarcirse de ese primer matrimonio fallido. Hay quien habla que la vida de la artista desde este divorcio se asemejaba bastante a la letra de esta canción: “Me castigo con mi propio silencio, / pretendo herirte al no hablarte / y lo que consigo es ir muriendo / poco a poco al castigarme…”. En este encargo, la artista viste una bata de cola de lunares y tiene el rostro sereno.

pastora_imperio_1922_by_julio_romero_de_torres

Retrato de Pastora Imperio

A ella le fue muy difícil ganarse el respeto sólo por sus cualidades artísticas. Manuel de Falla creo para ella “El amor brujo”, también se crearon poemas, pinturas y esculturas en su honor, todas ellas nacieron de la mano de los artistas del momento. Ahora, Pastora había dejado atrás el tiempo en el que, con 12 años, se ganaba la vida en el “Salón Japonés” cantando y bailando. Ya entonces, Pastora conocía al artista cordobés y a sus amigos, que se pasaban casi todas las noches por el local donde ella trabajaba hasta altas horas de la madrugada. Ambos recordaban historias de aquellos tiempos mientras la artista posaba para él en su estudio de Madrid.

Este ultimo encargo de Pastora a Julio Romero fue el detonante para que muchas artistas del momento le encargaran sus retratos a él. Con las peticiones que vinieron, el pintor cordobés pasó a ser cronista gráfico de aquella época. La lista trajo consigo también otras consecuencias, como fue el aumento, por parte de las mujeres de la clase burguesa de que Julio Romero les hiciera un retrato, pero esto es tema de las siguientes entradas.

Pastora Imperio se retira definitivamente de los focos en 1959. Dejaba atrás un legado de participaciones en películas, espectáculos y relación profesional con muchos artistas. Se dice de ella que puso de moda el usar la bata de cola para el baile flamenco. Pero esto no fue el final. Después de su retirada siguió trabajando en el flamenco aunque fuera de los focos. Fundo varios tablaos con algunos de sus familiares para así ayudar a la permanencia del flamenco. Finalmente muere en Madrid en 1979 a la edad de 90 años.

 Artículos anteriores dedicados a las modelos de Julio Romero de Torres:

[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar