Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

En las Caballerizas Reales de Córdoba podemos admirar varias decenas de caballos; son propiedad de la Asociación “Córdoba Ecuestre”, que gestiona estas instalaciones desde 2010. Estos caballos se ven siempre limpios, con el pelo reluciente y con un aspecto inmejorable. Evidentemente están muy bien cuidados. Ser propietario de caballos exige una gran responsabilidad, porque los caballos necesitan satisfacer sus necesidades físicas con ejercicio diario y el contacto con sus cuidadores. Curiosamente, un caballo de doma se siente aburrido y triste si no tiene la compañía habitual de seres humanos y otros caballos.

Mozos de cuadra y jinetes se ocupan personalmente del cuidado de los caballos, atendiendo a sus necesidades básicas. Por ejemplo, estos animales necesitan un suministro constante de agua fresca y limpia; y en cuanto a la comida, se calcula que un caballo debe comer aproximadamente entre el 2% y 3% de su peso corporal cada día, aunque su dieta variará dependiendo del ejercicio que realizan. Los caballos de “Córdoba Ecuestre” hacen ejercicio diario en pista: montados o dando cuerda. Es decir, ensillados con jinete, o sujetos a varios metros de cuerda mientras giran en círculos.

cuidados higiénicos del caballo: Baño del caballo en "Córdoba Ecuestre"

Baño del caballo en “Córdoba Ecuestre”

En cuanto al lavado de su pelo, también depende del ejercicio físico que realizan y la situación en que se encuentre cada uno de ellos. Los caballos que se encuentran en espacios abiertos sin ser molestados utilizan los aceites naturales de su pelaje para mantenerse calientes y secos, por lo tanto no se deben lavar a menudo. Por el contrario, los que realizan ejercicio a diario deben ser lavados normalmente después de cada sesión, aunque esto también dependerá de la temperatura ambiente. En invierno es usual lavarlos una vez al día, escurrirle muy bien el agua del pelo y cubrirlos con una manta para que mantengan la temperatura corporal evitando dejarlos mucho tiempo a la intemperie. Por el contrario, en verano es normal lavarlos un par de veces al día y dejar que escurra el agua poco a poco de su pelo, lo que equivale a mantenerlos refrescados un buen rato. Para el aseo del caballo se dispone de un espacio abierto en un patio, con una manguera y un buen drenaje de agua. A veces se usa un poco de champú para enjabonarlo, y un cepillo para retirar el polvo o barro de su pelo. En Córdoba tenemos unos veranos muy calurosos, por lo que los caballos, al igual que nosotros mismos, disfrutan de una buena “ducha” a manguera abierta; una buena forma de refrescarse ante estas elevadas temperaturas.

cuidados higiénicos del caballo: Trenzado de las crines.

Trenzado de las crines.

cuidados higiénicos del caballo: Adorno en las crines.

Adorno en las crines.

El pelo de los caballos debe peinarse para desenredar las crines o la cola y así se evita la formación de nudos que afean la estética del animal y luego es más fácil elaborar trenzas o cualquier otro adorno en ellos. En este caso hay que utilizar un peine especial de crines. A la hora de peinar la cola hay que tener mucho cuidado ya que es una zona muy sensible y puede ocurrir que el caballo no se sienta a gusto. Conviene relajarlo antes de tocar su cola bien para peinar o para trenzar.

cuidados higiénicos del caballo: Poniendo crema en los cascos.

Poniendo crema en los cascos.

En cuanto a sus cascos, los caballos, como las personas, se sienten más cómodos cuando se les hace la “manicura”. Dejar que los cascos crezcan ilimitadamente puede resultar poco saludable para el caballo, por lo tanto tener los cascos limpios hará que el caballo esté más cómodo y no se provoque ningún tipo de enfermedad o lesión por tener piedras, clavos o heridas. Debe limpiarse el casco con un cepillo de cerda dura para retirar la suciedad que pudiera haber quedado adherida tras paseos o ejercicios al aire libre. Una vez limpios los cascos, se debe aplicar una crema hidratante para evitar la sequedad en las épocas de más calor y las grietas causadas por el frío en los meses de invierno. Esta crema se aplica normalmente con una brocha directamente sobre el casco del animal. En cualquier caso, podemos estar seguros que los caballos de “Córdoba Ecuestre” están perfectamente cuidados hasta el más mínimo detalle y siempre es un placer aproximarse a ellos y acariciar su cabeza o su cuello. Ellos lo agradecen enormemente. Recuérdelo la próxima vez que visite las Caballerizas Reales de Córdoba.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar