Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba
La Puerta del Puente Romano, Córdoba

Concluimos nuestro repaso a la irrepetible terna de arquitectos formada por la saga familiar de los Hernán Ruiz recordando al tercero de los de su nombre, una figura controvertida a la vez que desconocida. Sin duda carente del espíritu innovador de su abuelo y del talento de su padre, comparte junto a Juan de Ochoa ser los más destacados exponentes de la arquitectura manierista en Córdoba, quedando su figura totalmente eclipsada por el éxito de su progenitor, Hernán Ruiz el Joven.

Catedraldelacampina.jpg
Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Bujalance, conocida como ” la Catedral de la Campiña”. Fuente de foto: www.wikipedia.com

Nacido en Córdoba en 1534, tal vez en 1536, siguió una rigurosa formación artística gracias al empeño y dedicación de su padre, atendiendo de forma directa e incluso participando en muchas de sus intervenciones. De hecho finaliza alguna de sus obras inacabadas a su muerte, como la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción en Bujalance. En algunas de ellas es incluso difícil de discernir dónde acaba la mano de uno y dónde comienza la del otro, pues Hernán Ruiz III hereda también el legado documental generado por su padre, compuesto por su magnífico Manuscrito de Arquitectura e infinidad de legajos con apuntes, diseños y bosquejos que le inspiran e influyen profundamente en su trabajo.

Según nos cuenta la investigadora de la Universidad de Córdoba, Alicia Carrillo “… es cierto que la figura de Hernán Ruiz III se vio constantemente eclipsada por la de su padre, y también por la de otros maestros que más jóvenes contaron con aptitudes más óptimas para la arquitectura como el cordobés Juan de Ochoa. Por todo ello, quizá la historiografía ha omitido u olvidado su obra, refiriéndose a él como un maestro deudor de la obra de su padre, y destacando fundamentalmente, su «vida pendenciera y de malos hábitos»”. Un estilo de vida que sin duda condicionó también su carrera, proporcionándole enemistades y desconfianzas que le llevaron incluso a desposeerle de la Maestría Mayor de las obras de la Catedral de Córdoba. Casado con Doña Andrea de Toro, mantuvo relaciones con una sirvienta que le acarrearon también problemas familiares.

Fue un hombre que destacó, no obstante, por un carácter ambicioso y atrevido que le llevó a recibir numerosos encargos, como la torre de la Parroquia de Santiago en Montilla o la Iglesia de San Mateo en Villanueva del Duque. Era especialista en proyectos de ingeniería hidráulica. Desarrolla también una importante actividad en Écija o Málaga, donde trabaja en el Coro de la Catedral. En Córdoba asume la remodelación de la Puerta del Puente, comenzada por Francisco de Montalbán pocos meses antes, en 1571 y casi triplicando el presupuesto inicial ante una visita oficial del rey Felipe II, quedando pese a ello inacabada.

Vista parcial de la torre campanario de la Mezquita Catedral de Córdoba

Pero su obra más famosa es la torre campanario de la Mezquita Catedral, construida sobre el alminar de Abderramán III. Parece ser que su encargo fue más resultado de su propio empeño personal, derivado de su carácter ambicioso, que de una verdadera necesidad o pretensión de las autoridades eclesiásticas. Aprovechando la situación de vacante en el sillón episcopal, presenta un proyecto que convence al Cabildo de la Catedral para llevar a cabo la reforma, que comienza en 1593. Se hace evidente su intención de emular la obra de su padre en la Giralda sevillana, como siempre se dijo, pero hemos de tener en cuenta que pese a no contar con los medios que sí tuvo su predecesor, el resultado es elegante e innovador, con sencillas serlianas y remates herrerianos, más modesto pero que ha sido tradicionalmente denostado por la crítica.

Desgraciadamente no vivió para ver rematada la torre, pues murió en un accidente mientras dirigía las obras de un puente en Arcos de la Frontera el 10 de julio de 1606. Genio y figura que nunca pudo quitarse la pesada losa del éxito de sus predecesores de una saga familiar sin parangón en la Historia de la Arquitectura andaluza.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar