Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

El Cristianismo nació en el seno del mundo romano como una más de las muchas religiones que existían a lo largo y ancho del Mediterráneo; y como tal, fue, en principio, tolerada. Sin embargo, el aumento de su popularidad y la confrontación con algunas de las leyes del Imperio, hicieron que, poco a poco, los líderes romanos vieran en la nueve fe y en sus militantes un auténtico problema que podía socavar los cimientos de su mundo. De este modo, en momentos de inestabilidad (principalmente a mediados del siglo III y a inicios del IV), las autoridades llevaron a cabo persecuciones en masa contra los cristianos. Aquellos que morían fueron llamados “mártires”, que significaría, “testigos de la fe de Cristo” hasta la muerte.

Martirio de cristianos en el anfiteatro. Pintura de Jean-Leon Gérôme. Imagen: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/73/Jean-L%C3%A9on_G%C3%A9r%C3%B4me_-_The_Christian_Martyrs'_Last_Prayer_-_Walters_37113.jpg

Martirio de cristianos en el anfiteatro. Pintura de Jean-Leon Gérôme.
Imagen: http://bit.ly/1hmeC9v

En Córdoba, la primera persecución contra los cristianos de la que tenemos constancia tuvo lugar a principios del siglo IV. Entre los años 303 y 304 el emperador Diocleciano emitió cuatro edictos en los que declaraba una guerra abierta contra los cristianos (pretendía devolver el esplendor a la vieja tradición pagana). En el primer edicto ordenó la destrucción de templos y libros y lanzó un ataque a la Iglesia  como institución así como a sus altos cargos. Los dos siguientes obligaban a sacrificar a los dioses a los eclesiásticos. El cuarto imponía libaciones y sacrificios a los dioses antiguos. Cientos de cristianos murieron mártires como consecuencia de la aplicación de estas órdenes.

Santa Victoria, en un fresco de la capilla de San Bartolomé

Santa Victoria, en un fresco de la capilla de San Bartolomé

En nuestra ciudad, los mártires de esta persecución fueron: Acisclo, Zoilo y los llamados “Tres Coronas” (Fausto, Genaro y Marcial). Las noticias dignas de credibilidad sobre estos personajes son muy exiguas (“Peristephanon” de Prudencio, de mediados del IV, el “Martirologio Jeronimiano”, de mediados del V y el “Oracional de Verona”, de finales del VII). De este modo, lo único que sabemos con seguridad es que murieron martirizados y que, quizás, Acisclo lo hizo en el anfiteatro de la ciudad (descubierto bajo el actual Rectorado de la Universidad). El resto son relatos más tardíos en los que, a falta de datos reales, se copiaban historias de otros santos o, directamente, se inventaban ejecuciones y milagros. Se habrán percatado que en este breve listado no aparece Victoria, la “hermana de Acisclo” ya que en las referencias originales su nombre no aparecía por ningún lado. De hecho, la llamada “Passio” de Victoria es una copia literal del martirio de Santa Cristina.

Los martirologios que todos nosotros conocemos surgieron, pues, a partir del siglo X, más de 600 años después de la muerte de los mártires, con la finalidad principal de inspirar a la población cristiana que vivía bajo dominio musulmán. Así, las tradiciones dicen que Acisclo murió degollado y su cadáver se tiró al río; a Victoria la asaetearon; Zoilo fue torturado y decapitado; y Fausto, Genaro y Marcial fueron arrojados al fuego. La realidad es que todos ellos se convirtieron en referentes para los primeros cristianos cordobeses y sus reliquias fueron veneradas en diversas iglesias de las cuales no tenemos constancia arqueológica clara: ¿Cercadillas? ¿San Pedro? ¿Colina de los Quemados? ¿Ciudad Jardín?

Imagen: http://2.bp.blogspot.com/-Ct18Dm8jiBo/U6xw0EcjbwI/AAAAAAAA6bM/KWScRm0PFF8/s1600/27-San+Zoilo_Cordoba-27.jpg

Imagen: http://bit.ly/2zQxusp

Damos un salto en el tiempo para referirnos a otro fenómeno muy interesante como fue el llamado “martirio voluntario” que se desarrolló en nuestra ciudad entre los años 850 y 859, bajo los emiratos de Abd al Rahman II y Muhammad I. Hacía más de 100 años que los musulmanes habían llegado a Córdoba y, aunque las normas eran bastante permisivas con respecto a los cristianos, muchos fieles de Cristo constataron como poco a poco el proceso de islamización se hacía más y más fuerte y el número de cristianos iba en franco descenso. Así, un nutrido grupo de mozárabes se radicalizó con la finalidad de servir de ejemplo y alcanzar el grado de mártires. De este modo, el Islam permitía la religión cristiana pero prohibía hacer expresión pública de la fe, la apología, insultos a la fe musulmana, blasfemias o la apostasía (se consideraba que los hijos de matrimonios mixtos eran musulmanes). Todo esto se castigaba con la muerte. 48 personas fueron ejecutadas en estos nueve años.

San Rodrigo (representado por Murillo) fue un sacerdote de Cabra ejecutado en 857. Imagen: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/97/Bartolom%C3%A9_Esteban_Perez_Murillo_009.jpg

San Rodrigo (representado por Murillo) fue un sacerdote de Cabra ejecutado en 857.
Imagen: http://bit.ly/2imRbQU

San Eulogio predicando en la cárcel a espera de la ejecución. Imagen: http://www.sanctoral.com/es/santoral/images/san_eulogio_de_cordoba.jpg

San Eulogio predicando en la cárcel a espera de la ejecución.
Imagen: http://bit.ly/2my23Qv

Los nombres y las historias de los 48 ejecutados en Córdoba los conocemos gracias a una única fuente, los escritos de San Eulogio, monje cordobés y uno de los inspiradores del movimiento del martirio voluntario, que murió decapitado en 859 (sus reliquias se veneran en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo). En esta larga lista existen hombres y mujeres, niños y ancianos, sacerdotes, monjes y seglares. Todos fueron decapitados y quemados, con la excepción de un tal Sancho, que murió empalado. Algunos restos fueron recogidos por fieles, a fin de venerarlos, y trasladados a un monasterio y, posteriormente, a la iglesia de San Pedro, donde hoy se guardan en una gran urna de plata.

Realidades históricas o inspiradas, lo cierto es que las historias de los mártires han marcado la vida de cientos de generaciones de cordobeses; han supuesto el “clavo” al que agarrarse en momentos de dificultad; han inspirado devociones; y han sido el origen de templos y obras de arte que podemos apreciar en nuestros días. Con fe o sin ella, los mártires han sido un referente para Córdoba; y eso no podemos negárselo.

Capilla de los mártires en la iglesia de San Pedro.

Capilla de los mártires en la iglesia de San Pedro.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar