Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Luis de Góngora y Argote nació y murió en Córdoba. Fue un poeta y dramaturgo muy importante dentro del llamado “Siglo de Oro”. Este siglo de oro es una época de España que abarca los siglos XVI y XVII y todos los hechos culturalmente importantes que se produjeron durante este periodo. Dentro de este siglo de oro, Luis de Góngora es el principal exponente de la corriente posteriormente conocida como gongorismo o culteranismo.

Esta corriente se define como la búsqueda de embellecer los textos que ya no tanto por medio de la condensación de conceptos sino más bien por la utilización de elementos sintácticos y un léxico rico y variado. Es educado en Salamanca y acaba convirtiéndose en canónigo de la catedral de Córdoba. Aquí es amonestado por acudir pocas veces al coro, charlar mientras el coro practicaba, además de escribir versos satíricos y acudir a diversiones profanas.

Durante esta época viaja a diferentes ciudades junto con el cabildo. En este momento compone numerosos sonetos y romances. Debe destacarse que en el 1613 se publicara su obra más conocida “Soledades”. Esta hará que obtenga una gran legión de seguidores, pero también de enemigos, entre los que se cuentan a Francisco de Quevedo y a Lope de Vega.

A pesar de toda la fama conseguida, de la riqueza obtenida y de su importancia, muere en el 1627 en Córdoba, de una apoplejía y en la más absoluta de las pobrezas ya que se arruina tratando de conseguir cargos y prebendas para casi todos sus familiares. Dentro de su obra hay que destacar el poema que nos ocupa. Se dice que escribe este poema como respuesta a sus amigos de Córdoba, los cuales le acusan de que ha olvidado sus orígenes ya que pasa largas temporadas sin volver.

El soneto o canto a Córdoba dice así:

placa

¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
de honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran rio, gran rey de Andalucía,
de arenas nobles, ya que no doradas!
¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas,
que privilegia el cielo y dora el día!
¡Oh siempre gloriosa patria mía,
tanto por plumas cuanto por espadas!
¡Si entre aquellas ruinas y despojos
que enriquece Genil y Darro baña
tu memoria no fue alimento mío,
nunca merezcan mis ausentes ojos
ver tu muro, tus torres y tu rio,
tu llano y sierra, oh patria, oh flor de España!

Para finalizar, comentar que en la Córdoba actual se pueden apreciar varias huellas del escritor tales como una escultura realizada en su honor. Esta se encuentra delante de la escuela de Bellas artes “Mateo Inurria” y fue realizada en la segunda mitad del siglo XX por el escultor Amadeo Ruiz olmos. Hay una calle de las inmediaciones del bulevar de Gran capitán que lleva su nombre. Por último, sus restos mortales descansan en la capilla de San Bartolomé de la mezquita-catedral de Córdoba. Esta capilla se encuentra a la derecha del espacio delimitado para la maqsura.

Tumba_de_Luis_de_Góngora_y_Argote
Restos mortales de D.Luis de Góngora (Capilla de S.Bartolomé de la Mezquita-Catedral)
170px-Monumento-a-gongora
Escultura de D. Luis de Góngora (Plaza de la Trinidad)
Calle Góngora (Fuente: cordobapedia)
[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar