Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Hemos dedicado varias entradas al municipio cordobés de La Rambla. Hoy, vamos a hablar también de una de sus señas de identidad, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra del ilustre cordobés Juan de Mesa y Velasco (1583-1627). Juan de Mesa nació en Córdoba, pero muy joven marchó a Sevilla para formar parte del taller del reconocido escultor Juan Martínez Montañés (1568-1649). La actividad artística del cordobés estuvo dedicada a las imágenes religiosas, exentas y procesionales, que nos muestran la Pasión y Muerte de Cristo. Esto se debe a que, ligado al Concilio de Trento (1545-1563) y la consiguiente Contrarreforma, a partir del primer tercio del siglo XVII, las procesiones cobraron importancia y la Iglesia pasó a ser el principal cliente, dando lugar a insignes escultores que pretendían fomentar la devoción popular.

Salida extraordinaria, 6 de agosto de 2016. Fuente: Rafael Casas.

Dentro de su producción artística, destacan sin duda las representaciones de dos Nazarenos semejantes: Jesús del Gran Poder de Sevilla y el citado Nazareno de La Rambla. Ambos representan el pasaje de la Pasión en el que Jesús, portando la Cruz, se mantiene de pie en dirección al Calvario para ser crucificado. Cabe recordar que en este momento, en Andalucía y especialmente en la Campiña y Subbética cordobesa, surgieron las “Cofradías de Nazarenos” acompañadas de la imagen de una Dolora e imágenes secundarias de la Pasión.

Volviendo a la imagen que nos ocupa, mientras que el día 9 de abril de 1621 el Gran Poder vio por primera vez las calles sevillanas, la imagen del Nazareno de La Rambla ya estaba totalmente encargada, puesto que el contrato para su realización fue firmado el día 1 de abril de 1621 por encargo de la cofradía penitencial. En concreto, fue Juan de Escamilla, vecino de la Rambla y Mayordomo de la institución, quien otorgó poder a Alonso de Ecijano, sacerdote rambleño residente en Sevilla, para contratar la realización de una imagen propiedad de la Cofradía de los Nazarenos de la Iglesia del Espíritu Santo. El coste de la obra ascendió a un total de ochocientos ochenta reales.

Sin embargo, la leyenda popular sostiene que la obra rambleña es una copia que Juan Escamilla encargó después de quedar totalmente impactado viendo procesionar por primera vez al Gran Poder. Como ya hemos citado, el contrato fue firmado antes de la primera salida, para lo cual debió existir un trato verbal previo entre escultor y comprador, que posiblemente vería al Gran poder, pero en el taller del artista. Cierto es que, según el contrato, la obra debía estar terminada el día 29 de septiembre, sin embargo, Juan de Mesa la entregó el día 4 de marzo de 1622; veintiún días después realizó su primera estación de penitencia.

En definitiva, Juan de Mesa realizó para La Rambla una imagen procesional que presenta el cuerpo completamente tallado preparado para ser vestido. En su salida porta una cruz de plata, donación que Antonio Peralta, teniente de Capitán General en Veracruz (México) realizó en 1723. Ahora bien, la obra se ha visto alterada por el paso del tiempo. En el año 1812, fruto de la llegada de los franceses, la Iglesia del Espíritu Santo en la que aún se encuentra sufrió un incendio que alteró la policromía original. En 1958, el imaginero Antonio Castillo Lastrucci (1878-1967) realizó una intervención con el fin de eliminar los repintes en rostro y manos que se le hicieron en el año 1841, mientras que la última intervención fue realizada en el año 1994 por Parte de la Dirección General de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Detalle del rostro. Fuente: Emilio Sánchez
[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar