Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

La entrada de hoy va dedicada a un hombre que da nombre a una calle por la que pasado muchas veces a lo largo de mi vida. Me refiero a la calle Cronista Salcedo Hierro. Y hoy he decidido que vamos a descubrir en esta entrada quien era este hombre.

Su nombre completo es Miguel Salcedo Hierro. Hoy es el aniversario de su muerte, pero no empecemos la casa por el tejado, empecémosla por el principio, como debe ser. Miguel Salcedo Hierro, nació en la ciudad de Córdoba el 12 de febrero de 1923. Era hijo de Manuel Salcedo Nieto, industrial, y Dolores Hierro Aragón. Tuvo dos hermanos, Manuel y Rafael.

Imagen de Don Miguel Salcedo Hierro

Cursó los estudios de Bachillerato en Córdoba y estudió también arte dramático en Sevilla y en Madrid. Trató de ampliar sus conocimientos junto al catedrático don Fernando José de Larra, ya que nuestro cordobés fue su alumno predilecto. A él le debemos nuestra Escuela Superior de Arte Dramático, la cual inicio en 1947, primero como sección del Conservatorio y ya independizada como la ESAD que conocemos a día de hoy en el año 1980. El fue quien la dirigió hasta su jubilación en 1988.

Gracias a él podemos seguir contando con el emblemático Gran Teatro de Córdoba. Se había planeado su demolición y él consiguió salvar lo que ha acabado convirtiéndose en uno de los principales referentes de la vida artística y cultural de la ciudad. A todo esto, hay que sumarle también su labor como presidente del Colegio Oficial de Agentes Comerciales de Córdoba y provincia además de su papel como Concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Córdoba. Ingresó como académico en la Real Academia de Córdoba el 11 de mayo de 1963 en la que permaneció hasta su fallecimiento.

Fue pregonero de las fiestas del Rosario de Moriles y de la exaltación del Tambor y del Bombo en 1992 en Baena entre otras muchas fiestas. A todo lo ya nombrado no se nos puede olvidar la razón por la que busqué hacer este artículo. Fue también cronista de la ciudad de Córdoba desde el año 1989. Entre sus muchas capacidades y oficios podríamos nombrar poeta, escritor, conferenciante, pregonero o profesor. Pero quizás la palabra que mejor le define es polifacético. Fallece en Córdoba, a los 87 años de edad, tal día como hoy 19 de mayo, pero del año 2010.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar