Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba

Buenos días a todos. Siguiendo con la ronda de efemérides que me caracteriza, hoy toca un cumpleaños relacionado con uno de los enormes espacios verdes que pueblan nuestra ciudad. Un 17 de octubre, pero del año 1958, el ayuntamiento comenzaba la expropiación de los terrenos para lo que acabaría convirtiéndose en el parque cruz conde o como también lo conocen algunos “el circuito cola cao”.

La extensión de este parque es de 14 hectáreas. Tanto el parque, como el barrio donde se encuentra tienen en el mismo nombre. Es probable que el barrio adquiriera el nombre del parque dada su importancia en la ciudad. El nombre le viene por supuesto de una de las familias que marco el turismo en esta ciudad, los Cruz Conde. Fue concretamente una iniciativa de Antonio Cruz Conde. Él contaba en sus memorias como, paseando un día por las antiguas huertas detrás del cementerio de la salud, se dio cuenta del potencial de la zona. En su proyecto planteo un parque, que estaría unido a la ermita de Nuestra Señora de la Salud y con el río.

Una imagen del parque
Una imagen del interior del parque

La obra acabo llevándose a cabo, incluyendo, además, con el paso del tiempo, dentro de los límites del parque, un circuito deportivo. Esta la razón por la que algunos llamamos a este parque también “el circuito cola cao”. En sus inmediaciones encontramos otro espacio de vital importancia para la vida cultural de la ciudad, se trata del teatro de la Axerquía. Hubo muchos proyectos para la zona que se quedaron en el camino, pero otros si que vieron la luz y dotan a esa área de gran movimiento y posibilidades. Nos referimos por supuesto al zoológico o a la ciudad de los niños.

Son tantas las facetas de este espacio que no podemos dejar atrás la arqueológica. Efectivamente, el parque cruz conde es una zona de reserva arqueológica. En la zona se hallaron parte de la fundación ibera de Corduba, antes de la llegada romana. Esta reserva arqueológica se conoce popularmente como la colina de los quemados. No os preocupes queridos lectores, el nombre no hace referencia a un terrible final. También en la colina se encontraron restos de un asentamiento tartésico anterior al íbero ya citado. De hecho, el cerro es artificial, se creó por la acumulación de restos arqueológicos.

Con la llegada de los romanos hubo un tiempo en el que el asentamiento romano y el ibero convivieron, pero las mejores condiciones de vida al otro lado de la muralla, hicieron que la colonia ibera fuera abandonada de forma paulatina hasta su completa desaparición en el siglo II a.C. Aunque el asentamiento romano tenia como primer nombre “Colonia Patricia”, acaba asimilando el nombre del asentamiento íbero “Corduba”, que sería el que nos acompañaría a lo largo de nuestra historia hasta el día de hoy.

Otra imagen del interior del parque

Entre las muchas especies vegetales que hay en el parque, destacamos: Retamas, eucaliptos, moreras, cedros, álamos, hibiscos, acacias de varios tipos, magnolios y cipreses entre otros muchos. En el año 2010, se obraron algunas reformas en el parque debido al deterioro. Se cambio el acerado, el mobiliario urbano, se mejoró la accesibilidad y se implantó un nuevo sistema de riego. Además, las sendas del circuito se han abierto y mejorado. Se quiso asfaltar el parque, pero dadas las protestas de los vecinos, se optó por una solución intermedia y se puso terrizo natural en vez de asfaltar. Al acabar la reforma, el parque abrió nuevamente sus puertas el 19 de mayo de 2011.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar