Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

Dolmen Casas Don Pedro

Vista exterior de la cubierta que protege el Dolmen (Fuente de foto: www.panoramio.com)

Continuamos nuestro recorrido para exponer los más destacados ejemplos de arquitectura megalítica del norte de nuestra provincia haciendo de nuevo parada en Belmez, apenas un par de kilómetros al sur y muy cerca del Embalse de Sierra Boyera. Allí encontramos el Dolmen de Casas de Don Pedro -cercano al de La Fuente del Corcho que inauguró esta serie- el único ejemplo realmente accesible, protegido y musealizado de todos con los que contamos y cuya visita recomendamos.

Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica en marzo de 1996 y sometido a varias campañas de excavación desde 1986 por los especialistas prehistoriadores Beatriz Gavilán y Juan Carlos Vera, motivadas en un principio por la destrucción parcial del túmulo que lo cubría y el desplazamiento de los bloques que formaban la cubierta de la cámara funeraria. En la primera de ellas se acometió la excavación de la cámara, practicándose una zanja al exterior que puso de manifiesto la existencia de una ocupación anterior a la construcción del dolmen, asentamiento de singulares características que puede fecharse a finales del V milenio a.C. o principios del IV.

Clipboard01

Entrada al corredor del dolmen (Foto de E. López, Fuente: www.flickr.com)

Se trata de un dolmen con cámara trapezoidal, que mide al interior 2,15 m. por 1,35 m. En la parte Este de la cámara funeraria aparece un bloque no muy grande por el que posiblemente se accediera desde el corredor a la propia cámara. En el corredor, orientado hacia el Oeste, se encuentra un ortostato colocado a modo de pilastra que soporta parte de la cubierta, constituida por dos grandes lajas de piedra. Se conservan doce ortostatos, de piedra caliza, arenisca, pudinga, micaquisto y cuarcita, materiales existentes en los alrededores. Las dimensiones aproximadas de los ortostatos son de unos tres metros de altura, un metro de largo y 0,20 metros de ancho. El túmulo era de grandes proporciones, ya que media 31 m. de largo por 26,5 m. de ancho, siendo su forma elíptica y desconociendo la altura original. Se constató durante su excavación la existencia de una especie de anillo de guijarros de río de mediano tamaño, que lo circundaban en su totalidad.

http://3.bp.blogspot.com/-ZXuZg_0_bXA/TlVPOpuzg_I/AAAAAAAACUQ/wK8NrU-_E4c/s1600/CIMG0842.JPG

Menhires de la estructura original (Fuente de foto: mtbhinojosadelduque.blogspot.com)

Corresponde a la primera fase de construcción del dolmen una cámara simple formada por primigenios menhires, que por diferencias en las zanjas de inserción del resto de ortostatos han llevado a sus excavadores a plantear la existencia de un megalitismo prefunerario aquí, en base a la erección de estos menhires al final del Neolítico. Será pues, ya en el Calcolítico, cuando atendamos a la transformación del monumento para su uso funerario -asociado con el poblado de Sierra Palacios- con la adición de los ortostatos que conforman el corredor, fase documentada durante la segunda campaña, desarrollada en 2001, cuando se excavaron el corredor del dolmen y una amplia cuadrícula de 105 m2 que circundaba todo el espacio funerario.

EI ajuar hallado es escaso y estaba formado por punzones de cobre, puntas de flecha del mismo material, hojas de sílex de gran tamaño, cuentas de collar de piedra y fragmentos de cerámica decorada e incisa, todo ello asociado a restos óseos de varios individuos.

[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar