Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

«El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras»

https://conlamenteabierta.files.wordpress.com/2011/01/legionromana.jpg

Una hipotética legión romana avanzando (Fuente de foto: conlamenteabierta.wordpress.com)

En estos días de marzo asistimos a la celebración de diversas efemérides relacionadas con la campaña militar en la que las legiones de Julio César derrotaron definitivamente a las comandadas por Cneo y Sexto Pompeyo, solución de un conflicto que definirá el destino de Roma. Bien documentada a través de textos como el Bellum Hispaniense u otros como los de Dión Casio, sigue presentando numerosas lagunas en el conocimiento histórico y suscita desde al menos la Edad Media un enorme interés por la correcta interpretación de tan trascendentes acontecimientos de la Historia Universal. La mañana del 17 de marzo de 45 a.C. -hace ahora 2.059 años y no 2.060 como vemos en la prensa, pues el año 0 no existió- el encuentro de ambos ejércitos junto a las murallas de Munda supuso una de las más célebres batallas de la Antigüedad, en la que César estuvo cerca de la derrota e incluso de perder la vida pero que finalmente le encumbró al poder absoluto. Casi un año después -el 15 de marzo de 44 a.C.- será asesinado en el Foro de Roma.

http://4.bp.blogspot.com/-M0yaLKTw-R0/UOrqE8vBK1I/AAAAAAAAAVs/z0LwExbmy3Y/s1600/batalla_de_alesia_legion_romana%255B1%255D.jpg

Asalto con torres de asedio. Las maderas para el asedio de Urso fueron trasladadas desde Munda según el Bellum Hispaniense (Fuente de foto: elmensajedeotrosmundos.blogspot.com)

Pocos temas pertenecientes a la historiografía andaluza despiertan el interés de forma tan reiterada y apasionada como lo hace la Campaña de Munda (diciembre de 46 a.C.-marzo de 45 a.C.) y la identificación definitiva del emplazamiento de la ciudad homónima junto a la que sucedió la gran batalla que decidió el destino de la República de Roma, en su agonía hacia la definición e implantación del Imperio. Y es que tal interés no parece banal o fútil -más allá de que la antigua ciudad de Munda estuviera situada aquí o allí- pues se trata de acontecimientos transcendentales para el devenir histórico que se dieron en nuestra tierra y que mantienen aun abiertas muchas incógnitas para realizar una descripción certera de lo sucedido, afectando también a la correcta identificación de otras ciudades íbero-romanas con las poblaciones actuales, como Soricaria, Spalis/Spalim o Carrucam.

Pasador de plata encontrado casualmente por el profesor Durán Recio en el entorno del Alto de las Camorras (La Lantejuela, Sevilla) que pertenecería a Attius Varus, general pompeyano muerto en la batalla. (Fuente de foto: arqueolugares.blogspot.com)

Siendo un tema tan sugerente, sigue despertando el interés de algunos especialistas -los menos- que continúan aportando sus conclusiones frente a los planteamientos tradicionales. Pero da la sensación de que el asunto parece estancado en un callejón sin salida ante la falta de pruebas definitivas que certifiquen alguna de las hipótesis planteadas, de entre las que actualmente destaca aquélla que lleva Munda más allá del Río Genil, a las cercanías de Osuna. Aquí la Arqueología, o quizá el azar puedan jugar un papel decisivo pues probablemente no sea hasta que aparezca una prueba de carácter epigráfico -texto escrito en soporte duro- cuando se demuestre alguna de las hipótesis planteada hasta ahora.

Resultado de imagen de cerro de las cabezuelas santaella

Camorra de las Cabezuelas, uno de los yacimientos candidatos en las cercanías de Santaella (Fuente de foto: viapraetoria.wordpress.com)

Tal vez esa situación haya llevado a la proliferación en los últimos años de estudios llevados a cabo por aficionados a la Historia que desde fuera del ámbito académico tratan de aportar también sus conclusiones, más o menos acertadas, derivadas a menudo de métodos intuitivos muy personales que tratan de someter el tema a una lógica que no siempre lleva a la correcta interpretación histórica. En un alarde de encomiable esfuerzo y dedicación personal, esta corriente amateur demuestra el interés de la sociedad por su Historia y Patrimonio, a la vez que puede enriquecer el propio debate siempre que sea el rigor histórico el hilo conductor que articule su discurso. De esta forma vemos que a las tradicionales hipótesis sobre el emplazamiento de Munda -entre otras Monda, Montilla, Monturque, Alhonoz o Alto de las Camorras- se vienen a sumar otras nuevas, como la Camorra de las Cabezuelas o Santaella que amplían el número de candidatas a ser la correcta, atendiendo a diversas consideraciones más o menos válidas.

Sea como fuere, este impulso de carácter personal y apasionado, no exento a veces de tintes románticos, valora en su justa medida la relevancia de los acontecimientos históricos tratados y también mantiene vivo un debate que de otra forma parecería enquistado y cerrado sin conclusiones definitivas. De entre muchos, seguramente conozcamos ya el emplazamiento de la antigua y escurridiza Munda, lo que no sabemos con seguridad es cuál de ellos.

[magicactionbox id=»11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar