https://c2.staticflickr.com/6/5571/14371522514_df63b83302.jpg

Cámara sepulcral del Dolmen Los Delgados I ó El Dorado (Foto de E. López, Fuente: www.flickr.com)

El Alto Valle del Guadiato atesora una serie de ricos conjuntos megalíticos que conforman las necrópolis pertenecientes a varios poblados prehistóricos situados en su entorno. El conjunto situado en la finca de Los Delgados, formado por al menos cuatro enterramientos megalíticos pertenecientes al periodo Calcolítico, nos han llegado en desigual estado de conservación. Hoy visitamos Los Delgados I, dolmen conocido también como El Dorado.

14185997177_22d5576725_z

Vista del corredor con su cubierta original adintelada (Foto de E. López, Fuente: www.flickr.com)

A pocos kilómetros de Fuente Obejuna y dentro de su término municipal encontramos un magnífico grupo de dólmenes conocido como Los Delgados, relacionado con el poblado prehistórico de La Caraveruela, situado apenas a tres kilómetros en el cerro del mismo nombre y donde nace el propio Río Guadiato. Esta ubicación permitía controlar las vías naturales de comunicación constituidas por los cursos fluviales entre el Valle del Guadalquivir y Sierra Morena. Las labores agrícolas pusieron de manifiesto la presencia también de fondos de cabaña en el lugar, evidenciados por pequeños círculos rellenos de tierra más oscura debidos a concentraciones de materia orgánica, mezclados con abundantes adobes que habrían sufrido la intensa acción del fuego.

El Dolmen de Los Delgados I fue excavado en los años sesenta del S. XX por un equipo de la Escuela de Bellas Artes comandado por el dueño de la finca, D. Antonio Guzmán Reina, curiosamente Alcalde de Córdoba en aquellos momentos. El ajuar funerario, formado por cerámicas, fragmentos de ídolos, láminas de silex, hachas, puntas de flecha y una bola de ámbar, fue estudiado en los ochenta por R. Cabrero mientras estaba en posesión de la familia Guzmán.

14370973012_e1044f1cba_z

Grandes ostortatos de la cámara sepulcral de Los Delgados I (Foto de E. López, Fuente: www.flickr.com)

La estructura de este dolmen se compone de corredor y cámara sepulcral. El corredor, construido con ortostatos clavados verticalmente en el terreno de menor tamaño que los de la cámara, conserva buena parte de su cubierta adintelada. La cámara sepulcral se construye a base de grandes ortostatos, de los que se conservan hasta once en su posición original, dispuestos según tendencia circular. Este estupendo ejemplo de arquitectura megalítica goza de un aceptable estado de conservación, si bien su situación dentro de una finca privada limita desgraciadamente el acceso a su visita y al resto de dólmenes que en ella se encuentran. Pese a ello las posibilidades que el conjunto presenta en cuanto a su restauración, puesta en valor y aprovechamiento son extraordinarias y deberían contemplarse en el futuro.

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar