Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

“El patrimonio es el legado que recibimos del pasado, aquello que vivimos en el presente y lo que transmitimos a generaciones futuras”

Vista exterior del Castillo de Santaella (Fuente de foto: www.panoramio.com)

Vamos a continuar nuestro repaso a las principales fortalezas medievales de la provincia visitando en esta ocasión la bella población santaellense y su castillo, de factura fundamentalmente almohade, si bien conserva en el arranque de algunos de sus muros restos de construcción anterior y numerosas reformas posteriores. Santaella, situada en una elevación que domina una extensa área de la Campiña occidental cordobesa, destacó siempre por la fertilidad de sus tierras. Fue conocida de hecho, según diversas fuentes históricas, como “el granero del Califato”, lo que revela también su destacado papel estratégico en el transcurso de los siglos.

La famosa Leona íbera de Santaella (Fuente de foto: www.lopezpalomo.blogspot.com)

Numerosos vestigios ponen de manifiesto la enorme antigüedad de los primeros pobladores de la zona, remontable incluso hasta el Paleolítico inferior. La riqueza arqueológica de su término municipal incluye restos de industria lítica derivada de la presencia de grupos de Homo Erectus durante el Cuaternario, hace más de 200.000 años. También detectamos presencia humana durante el Paleolítico medio con abundante material perteneciente al Homo Neardenthalensis de hace unos 50.000 años. Más reciente es la aparición de los primeros asentamientos estables de agricultores, cuando surgen los primeros poblados de cabañas quizá ya en el Calcolítico, evidenciado por la presencia de vasos campaniformes que podemos admirar en el Museo Histórico de la localidad. A partir de estos momentos van conformándose los inicios de un urbanismo que sufre un fuerte desarrollo hacia tiempos protohistóricos, ya en la Edad del Hierro, cuando las culturas tartésica y turdetana desarrollan auténticas ciudades en la cercana Camorra de las Cabezuelas, en el Cerro de la Muela y en el propio núcleo urbano de Santaella.

Vista del arco de entrada al recinto amurallado (Fuente de foto: www.gastronomiacordoba.com

Algunos autores han venido a identificar la Santaella romana con la antigua ciudad de Arcibosis, si bien parece más claro que los visigodos la llamaron Sant Lalla, tal vez derivado de Santa Olalla o Santa Eulalia. Durante el periodo andalusí se conocerá como Shant Yala y es bajo el dominio almohade cuando se construye el recinto amurallado que vemos hoy en día. Una crónica árabe nos ilustra acerca de cómo el rey castellano Alfonso VIII, en su incursión por tierras de Al Ándalus toma la ciudad y su castillo en 1182 haciendo setecientos prisioneros y dejando la plaza defendida por quinientos caballeros y mil soldados. Sayib Abu Ishaq, hijo del rey almohade Abu Yaqub, ataca la fortaleza y la asedia durante treinta y seis días, levantando el cerco cuando Alfonso VIII acude en su socorro. Finalmente el rey castellano reúne a los supervivientes y abandona la plaza que, gracias a Fernando III, volverá a manos cristianas por capitulación pacífica en 1241, quedando vinculada primero a la corona y más tarde donada al Concejo de Córdoba por Alfonso X.

En 1474, siendo alcaide don Alonso Fernández de Córdoba, el castillo es atacado por su pariente el Conde de Cabra don Diego Fernández de Córdoba y defendido por Gonzalo Fernández, el Gran Capitán, que es hecho prisionero en la defensa y más tarde liberado por los Reyes Católicos. Durante estos acontecimientos el castillo es destruido en gran parte, sufriendo asimismo grandes desperfectos el recinto amurallado de la ciudad.

Vista de la Torre del Homenaje, conocida como “el Castillo” de Santaella (Fuente de foto: www.pueblos-espana.org)

Obra musulmana de época almohade, acaso de finales del siglo XII, destaca el recinto amurallado que acoge el Patio de Armas, la Torre del Homenaje y dos amplios aljibes que las construcciones modernas han ido transformando y enmascarando. Especial interés tiene el lienzo de muralla que asoma y domina la Plaza Mayor, en el que se ve una típica puerta con arco de herradura y entrada en recodo, así como la mencionada torre, que los habitantes de Santaella llaman “El Castillo” y que está construida con muros de adobe donde se prodigan los típicos mechinales. Una reforma renacentista anima su exterior con un precioso ventanal almohadillado.

Más información sobre los Castillos cordobeses:

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar