Arte en Córdoba

Guías expertos e historiadores

Entrada al recinto incluida en el precio

Mejor valorado en guías

Blog cultural Artencórdoba
10020525843_f05b98a879_z

Aspecto exterior del Castillo de Priego de Córdoba (Fuente de foto: www.flickr.com)

Continuamos nuestro recorrido por las fortalezas medievales de la provincia visitando el Castillo de Priego de Córdoba que, situado en la cota más elevada de la ciudad, disfruta de una privilegiada posición para defensa de la misma y el control de los valles, caminos y sierras a los que se asoma. Siempre ostentó un destacado valor estratégico dado el carácter fronterizo que en diversas épocas tienen las Sierras Subbéticas, lo que origina una rica historia de conquistas y reconquistas, asaltos y defensa de una plaza clave en la ocupación efectiva del territorio. Situado además junto al Barrio de la Villa y el balcón natural del Adarve, completa un bellísimo paisaje así como el magnífico conjunto histórico y patrimonial del que goza la localidad prieguense.
El origen del castillo está muy probablemente ligado al del desarrollo urbano de la propia población, llamada Madinat Baguh, de la que fue su alcazaba ya en los siglos IX y X, si bien los primeros pobladores de estas tierras ya las habitaron desde el Paleolítico Medio gracias a su riqueza en recursos naturales y la abundancia de abrigos y cuevas que jalonan el sistema kárstico de la Subbética. Es durante el Emirato y Califato capital de su cora o división territorial y otro de los escenarios de la formidable revuelta comandada por Omar ibn Hafsún y su aliado Wallid Mastana en las últimas décadas del Emirato andalusí, cuando tras varios asedios logran conquistar una plaza que no será definitivamente controlada por Córdoba hasta el reinado de Abderramán III.

10020309916_965c4997b1_z

Torre del Homenaje (Fuente de foto: www.flickr.com)

Tras la fitna o guerra civil que finalmente desintegra el Califato en 1031, la Cora de Madinat Baguh pasará a ser posesión del nuevo Reino Zirí de Granada, aunque tan sólo unos sesenta años pues en 1090 será integrada en la reunificación de Al-Ándalus forjada por los almorávides. Más tarde, tras varios siglos de cierta estabilidad y prosperidad favorecida por el poder almohade, la ciudad será conquistada por Fernando III “el Santo” en 1226, quedando prácticamente arrasada junto con el derruido castillo. Las labores de reconstrucción y defensa de tan estratégica posición serán encomendadas a la Orden de Calatrava en 1245, a la cual se dona la Villa de Priego y todas sus posesiones, acometiéndose entonces la configuración de la fortaleza que vemos hoy.
No obstante la villa y su castillo vuelven a caer en manos del poder musulmán del Reino Nazarí gracias a la supuesta traición de su gobernador Pedro Ruiz de Córdoba, quien la entrega en 1327 al rey Muhammad IV. No será hasta 1341 cuando el castellano Alfonso XI la reconquiste definitivamente, si bien será objeto de constantes ataques por parte del poder de Granada. A partir de 1370 Priego se convierte en Señorío perteneciente ya a la familia de los Fernández de Córdoba, que constituirán más tarde la poderosa Casa de Aguilar que defenderá la plaza y a quienes los Reyes Católicos recompensarán en 1501 otorgando el Marquesado de Priego, el cual entroncará con la Casa Ducal de Medinaceli a principios del siglo XVIII.

http://www.vacacionesalsur.com/cms/uploads/photos/23.jpg

Vista general del Castillo de Priego de Córdoba (fuente de foto: www.vacacionesalsur.com)

La eminente función defensiva del baluarte marca su carácter sobrio y sencillo. Sobre una planta cuadrangular se elevan sus impresionantes muros de sillarejo y mampostería, que denotan facturas de diversas épocas. Cuenta con torres en las esquinas y torres intermedias en los costados sur y este. Son por lo general de planta cuadrada, a excepción de la torre del lado norte, y macizas hasta la altura del adarve que perimetra la fortaleza. Al interior la inmensa mole de la Torre del Homenaje, conocida también como la “Torre Gorda”, se eleva treinta metros descentrada en el amplio Patio de Armas. Declarada en 1943 Monumento Histórico, presenta en su estructura interna tres alturas, la más baja subterránea que pudiera haberse utilizado como aljibe y dos superiores que constituyeron las estancias habitables. Destaca sin duda la superior, iluminada desde el exterior con cuatro ajimeces con columnillas de mármol y capiteles de mocárabes y cubierta con bóveda de ladrillo.

Más información sobre los Castillos cordobeses:

[magicactionbox id=”11191036″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar