LUGARES DE INTERÉS

Alcázar Viejo

El barrio del Alcázar Viejo es también conocido como de San Basilio, en alusión al santo cotitular de la parroquia de Ntra. Sra. de la Paz, asentada en pleno corazón del mismo.

Su historia se remonta a los primeros años tras la reconquista de la ciudad en 1236, a manos de Fernando III el Santo. A comienzos del siglo XV existía en la zona un grave problema de despoblación, por lo que el concejo de la ciudad proyectó repoblarla trasladando a los soldados ballesteros y sus familias, consiguiendo con ello reforzar la línea de defensa del perímetro amurallado.

El proyecto del concejo incluía, además, un amplio programa de reorganización urbanística. El barrio del Alcázar Viejo consta de tres calles principales dispuestas paralelamente: Postrera, Enmedio y San Basilio; estas calles son rectas, trazadas a cordel, en claro contraste con la estrechez y sinuosidad de las calles de la Medina, deudoras de la más profunda tradición urbanística musulmana.

Pese a hacerse patente en las calles del Alcázar Viejo una nueva concepción del urbanismo, más meditado y racional, sus viviendas conservaban aún grandes reminiscencias árabes, como es el caso de la disposición de las distintas dependencias, girando en torno a un patio central, y en el que generalmente se alzaba una segunda planta, de ahí que este sea el barrio por antonomasia de los Patios Cordobeses. Por otro lado, continuaba predominando en sus muros el macizo sobre el vano, y cómo no, el blanco de la cal, uno de los rasgos más característicos del barrio en la actualidad, y lo que lo hace tan característico.

Desde los últimos años del siglo XIV el Alcázar Viejo estuvo ocupado por judíos conversos, llegando a conformar un auténtico gueto. A mediados de la siguiente centuria hubo un intento de deshacerlo, pero éste fracasó en el año 1479, tras la mediación de los propios Reyes Católicos. Años después los judíos fueron trasladados a la vecina collación de San Nicolás de la Villa, debido a las malas condiciones de salubridad que presentaba el Alcázar Viejo.

Uno de los puntos más interesantes del barrio es la denominada Torre de Belén. Claro ejemplo de puerta en recodo que daba acceso a un recinto amurallado, que con el paso de los años, perdió todo su carácter defensivo, pasando a servir de ermita tiempo atrás. En un principio fue conocida como Ermita de San Benito, más tarde de las Imágenes, y desde el año 1774 hasta hoy, de Ntra. Sra. de Belén y de los Pastores. De planta cuadrada y 7,5 metros de lado, la torre está realizada a base de bloques de piedra arenisca dispuestos a soga y dos tizones, y consta de tres niveles de altura. El acceso principal se realiza por medio de un arco de herradura enmarcado por alfiz, de marcada inspiración árabe.

En el corazón del barrio del Alcázar Viejo se encuentra su parroquia, que fuera en principio iglesia del convento de los frailes basilios, hasta la desamortización. Las obras del templo comenzaron durante la última década del siglo XVI, asentándose en la comunidad rápidamente, pues impulsaron una serie de devociones que el vecindario acogió de muy buena gana, caso de Ntra. Sra. del Tránsito o Ntro. Padre Jesús de Pasión, ambas aún se conservan, e incluso salen en procesión.

A lo largo del siglo XVIII está en pleno auge la Cofradía de Nuestra Señora de la Paz, titular del convento, viéndose reflejado en varias obras en el templo, como puede ser la realización del camarín para la Virgen en la Capilla Mayor, que actualmente tapa el Retablo Mayor, traído del antiguo Convento de Santa Clara a mediados del siglo XIX.

El templo consta de tres naves, siendo la central más ancha, alta y larga que las laterales, y está cubierta por artesonado de madera. En el lado de la epístola destaca una pequeña y humilde capilla, cubierta por cúpula sobre pechinas, que alberga las imágenes titulares de la Hermandad de Pasión: el citado Jesús de Pasión y María Santísima del Amor, ambas tallas anónimas del siglo XVII, además de un San Juan Evangelista.

Si se pregunta qué visitar en Córdoba, una buena opción sería el barrio del Alcázar Viejo, eligiendo una de nuestras visitas guiadas. Apostar por hacer turismo de calidad es hacerlo por ArtenCórdoba.

Texto: J.A.S.C.

  • Accedemos al Barrio del Alcázar Viejo por las Caballerizas Reales, al fondo la Torre de Belén
  • Calle San Basilio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Enmedio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Postrera del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Acceso lateral a la Torre de Belén desde la Calle San Basilio
  • Calle San Basilio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Duartas del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Acceso al Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba desde la Puerta de Sevilla
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parte de las murallas que envuelven el Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Accedemos al Barrio del Alcázar Viejo por las Caballerizas Reales, al fondo la Torre de Belén
  • Calle San Basilio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Enmedio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Postrera del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Acceso lateral a la Torre de Belén desde la Calle San Basilio
  • Calle San Basilio del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Calle Duartas del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Acceso al Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba desde la Puerta de Sevilla
  • Parroquia de Nuestra Señora de la Paz del Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba
  • Parte de las murallas que envuelven el Barrio del Alcázar Viejo de Córdoba