LUGARES DE INTERÉS

Judería de Córdoba

Para conocer los orígenes de la Judería tenemos que remontarnos a época romana, especialmente a los años en que Córdoba ostentaba el status de Colonia Patricia. Es a partir de la era de Augusto, cuando el perímetro amurallado de la ciudad se amplía hacia el sur, y por lo tanto, cuando la zona que hoy ocupa la judería comienza a organizarse y urbanizarse.

En el siglo VI se da un proceso acentuado de renovación urbanística en la zona, como consecuencia del establecimiento del poder político y religioso, antes ubicados en el norte de la ciudad. La construcción de un Palacio Civil en el solar donde hoy se encuentra el Palacio Episcopal, unido a los restos del templo bizantino hallados en el Convento de Santa Clara, o los restos de la Basílica de San Vicente ubicados bajo la Primitiva Mezquita del Emir Abd al-Rahman I, hablan del vasto complejo político-religioso situado en la zona sur de la ciudad.

Tras la conquista de Córdoba por los musulmanes en el año 711, la zona continuó teniendo gran relevancia, pues albergaba gran parte de los edificios públicos y la zona residencial. Pero no es en estos momentos cuando los judíos comienzan a ocuparla, ya que la judería se encontraba entonces en la zona norte de la Medina, sino en época bajomedieval cristiana. Este hecho guarda relación directa con su proximidad al Alcázar Cristiano, ya que fue bajo el amparo de la corona como se desarrolló el judaísmo en España. Desde entonces y hasta su expulsión por parte de los Reyes Católicos, los judíos ocuparon el barrio que actualmente conocemos como "La Judería".

Los límites del barrio judío no eran exactamente los mismos que ahora, por ejemplo, la judería ocupaba parte del Alcázar Viejo (Barrio de San Basilio), estando el cementerio judío enclavado al norte de este barrio, ocupando lo que es hoy la zona del Dr. Fleming. En la actualidad, la judería está comprendida, a grosso modo, por las calles Judíos, Averroes, Tomás Conde, Manríquez, Almanzor, Romero, Deanes y Judería, y las Plazas de Maimónides, Tiberíades, Judá Leví y Cardenal Salazar.

Lo cierto es que es de celebrar el buen estado de conservación con el que nos ha llegado, en su conjunto, el barrio de la judería, sin embargo, son muchos los aspectos que lo desvirtúan, como el continuo goteo de coches circulando por sus calles, o los tenderetes de los comercios, sobre todo en la Calle Deanes, que le privan de ese carácter residencial de sabor tan antiguo.

En el corazón de la judería se encuentra la Plaza de Maimónides, conocida en el siglo XVI como Plaza de los Armentas, por alojar allí la casa de tan insigne familia, o posteriormente, denominada Plaza de las Bulas o también Plaza del Arcediano, en fin, un enclave histórico entre tantos en nuestra ciudad. En la actualidad alberga la sede del Museo Taurino de la ciudad, que en estos momentos se encuentra en obras.

La Plaza de Tiberíades es de menores proporciones que la anterior pero no por ello menos atractiva. En ella destaca una magnífica escultura de Mateo Ruiz de Olmos que representa al filósofo cordobés Musa Ibn Maymun, o lo que es lo mismo, Maimónides. A menudo ambientada por músicos cordobeses que se acercan a interpretar sus melodías, se ha convertido en uno de los lugares más sugerentes y visitados de la ciudad.

Las calles de la judería presentan dos ejes claramente diferenciados, el primero lo constituyen las calles Judíos y Tomás Conde, que discurren paralelas a la antigua muralla, y el segundo lo forman las calles Almanzor y Romero. Entre estos dos ejes se conforma un entramado de calles sinuosas y estrechas, algunas sin salida, deudoras del urbanismo medieval islámico desarrollado en nuestra ciudad.

De especial interés es la Calle Judíos. Nada más entrar nos seduce el aroma que exhalan los vinos de la Taberna Guzmán, los cuales nos invitan a compartir una amigable charla al lado de un buen fino de la tierra. Más adelante, la Casa Andalusí que nos transporta con su música y fragancias a la Córdoba medieval. Llegamos a la Sinagoga, el templo, al Zoco Municipal, el mercado… Como decía un historiador cordobés: "La prisa hay que dejarla a extramuros, el tiempo se detiene en la calle Judíos, cuyo nombre guarda el eco de remotos pasos sefardíes camino de la antigua sinagoga".

Si desea conocer la Judería de Córdoba no dude en contratar alguna de nuestras visitas guiadas. Somos expertos en la interpretación del patrimonio histórico cordobés. Si ha elegido hacer turismo en Córdoba, elija una opción de calidad, elija ArtenCórdoba.

Texto: J.A.S.C.

  • La Calle Judíos es el verdadero eje vertebrador de la Judería de Córdoba
  • Entrada principal a la Casa de Sefarad
  • La entrada principal a la Sinagoga de Córdoba está en la Calle Judíos
  • Acceso principal al Zoco Municipal
  • Zoco Municipal de Córdoba
  • Monumento a Maimónides en la Plaza de Tiberíades de Córdoba
  • Por la Calle Judíos accedemos a la Casa de Sefarad y a la Sinagoga de Córdoba
  • Detalle de la Calle Averroes
  • La entrada principal a la Sinagoga de Córdoba está en la Calle Judíos
  • Acceso principal al Zoco Municipal
  • Monumento a Maimónides en la Plaza de Tiberíades de Córdoba
  • Plaza de Maimónides en Córdoba
  • La Calle Judíos es el verdadero eje vertebrador de la Judería de Córdoba
  • Entrada principal a la Casa de Sefarad
  • La entrada principal a la Sinagoga de Córdoba está en la Calle Judíos
  • Acceso principal al Zoco Municipal
  • Zoco Municipal de Córdoba
  • Monumento a Maimónides en la Plaza de Tiberíades de Córdoba
  • Por la Calle Judíos accedemos a la Casa de Sefarad y a la Sinagoga de Córdoba
  • Detalle de la Calle Averroes
  • La entrada principal a la Sinagoga de Córdoba está en la Calle Judíos
  • Acceso principal al Zoco Municipal
  • Monumento a Maimónides en la Plaza de Tiberíades de Córdoba
  • Plaza de Maimónides en Córdoba