Mezquita Catedral de Córdoba

Mezquita-Catedral de Córdoba: Presentación

La declaración de la Mezquita Catedral de Córdoba por la UNESCO, en el año 1984, de bien Patrimonio de la Humanidad, y su inclusión en la lista de merecedores de tal privilegio, no hace más que evidenciar una realidad. Este La Mezquita-Catedral de nochemonumento se ha convertido en símbolo de la ciudad de Córdoba, y de riquísimo pasado. Pero sobre todo, es la seña de identidad de la ciudad en el mundo. De esta forma, el hecho de relacionar Córdoba con la actual Catedral es algo casi automático e inevitable. Casi todo el mundo, cuando oye la palabra Córdoba, lo primero que se le viene a la mente es la Mezquita.

Y no sólo se trata de un motivo de orgullo para los cordobeses, sino que suscita admiración a los visitantes por la espectacularidad del impresionante conjunto, por la riquísima belleza de sus elementos y decoraciones. Lógicamente, el edificio no deja indiferente a nadie, sea de la creencia que seaLa Cúpula del Mihrab, y, por supuesto, en el mundo musulmán suscita un gran respeto y veneración mezclados; sin duda, es la obra que mejor simboliza el genio creador de la civilización de la que surgieron Las Mil y una Noches, y su monumentalidad y belleza son parangonables a tal genio.

Además, el hecho de que la antigua mezquita lleve muchos años funcionando como catedral cristiana, añade un valor importantísimo: nos encontramos ante uno de los monumentos de España de más larga historia. Esta “longevidad” del edificio hace aún más apasionante su estudio, aún más si tenemos en cuenta, que a pesar de estar actualmente en uso, no deja de proporcionar información, es un tema que no está cerrado.

El empleo y reutilización de la hoy Catedral durante siglos haceEl Crucero Catedralicio más complejo su estudio por las numerosas transformaciones que ha sufrido con el tiempo, aunque nunca dejó de tener una función eminente religiosa, de culto: en efecto, primero fue la basílica de San Vicente en época visigoda; a mediados del siglo VIII fue reutilizada como mezquita por los musulmanes; y, desde la Reconquista de Córdoba por Fernando III el Santo en 1236 se ha venido utilizando como Catedral. Y, si resulta complicado estudiar el monumento en su etapa islámica (tras el precedente visigótico), aún más lo es sintetizar su evolución como catedral, con todas las transformaciones que conllevó la reconversión del templo al culto cristiano: Baja Edad Media, etapas humanista y barroca, hasta llegar al siglo XVIII y al comienzo de la restauración de la Mezquita-Catedral en los siglos La Sillería de CoroXIX y XX.

Por esta razón, en las siguientes secciones intentaremos proporcionar una descripción lo más completa posible de la evolución histórico-artística de la Mezquita-Catedral, teniendo que pasar por alto, en aras de la necesaria síntesis que requieren estas páginas, muchos aspectos muy interesantes. Sabemos que se nos podrá achacar ese defecto, aunque trataremos de incidir en los aspectos más sobresalientes, sin perder la visión de conjunto (de basílica a mezquita y, claro está, a catedral). Valga la excusa de que la riqueza arquitectónica y artística del edificio es tal que hace casi imposible ocuparse de todos sus elementos y detalles en una síntesis. Creemos que las amplísimasLa Torre Campanario galerías fotográficas que acompañan al, ya de por sí, amplio contenido que le dedicamos a la Mezquita-Catedral, sirva de justificación y compensación a las inevitables omisiones.

Tras esta escueta pero oportuna presentación, hemos confeccionado, bajo el título de Historiografía, un pequeño análisis a cerca de las distintas excavaciones y restauraciones que ha sufrido el edificio, haciendo especial mención a los arquitectos y arqueólogos que las encabezaron. A renglón seguido estudiaremos, por separado, las construcciones visigodas, musulmanas y, finalmente, cristianas. En el caso de la visigoda, haremos especial referencia a la excavación comandada por La Mezquita-CatedralDon Félix Hernández, y que ha aportado numerosos datos que hace poco se desconocían. En lo referente a la construcción musulmana, hemos estudiado el significado de la mezquita como templo sagrado islámico y su significado en el mundo musulmán. Además, hemos estructurado el análisis del edificio partiendo de la Mezquita Fundacional que mandara a realizar Abd al-Rahman I a fines del siglo VIII, pasando por las aportaciones realizadas por cada uno de los emires o califas. A continuación abordamos el estudio del edificio tras la conquista de la ciudad en 1236 por los cristianos, describiendo los espacios que hemos considerados más interesantes, destacando la Capilla Real o el Crucero Catedralicio, ubicado en el corazón del edificio islámico.

Texto: Jesús Pijuán.